Sudamérica es sin duda un pueblo subdesarrollado hasta la médula. Si vemos basura en la calle, si vemos sucias las paredes, si vemos mugre en las esquinas, es porque eso es lo que el nativo común del continente tiene en la cabeza… uno es por dentro como le gusta vivir por fuera.

Desgraciadamente, no han dejado de somatizar toda esta cochambre con respecto a la nacionalidad del nuevo Papa, hasta el punto en que, como con todas las protestas sin sentido, se ha vuelto insoportable: ¿qué carajo querían? ¿Que fuera brasileño? ¿Que fuera ecuatoriano? ¿O tal vez argentino? Me parece increíble que, no siendo católico, yo mismo sea menos frívolo que la mayoría de los feligreses.

¿Qué importa que vuelva a ser europeo? El tío se sabe diez lenguas y ha probado ser muy inteligente, por cuanto es considerado como un intelectual y un estudioso dentro de sus círculos. ¿Pondrías a alguien menos preparado para estar al frente de una institución con mil cien millones de creyentes sólo porque te “daría ilusión ver a un Papa del Tercer Mundo?” Por el amor de dios, no seas idiota.

IDIOTOMETRO

 

He aquí un Idiotómetro con temas sociales diseñados para la ocasión. Mientras más arriba esté la postura que se adecúa a ti, más cretino eres.

Mientras más veo por latelevisión a las personas que hablan sobre su desilusión y su amargura por la elección del nuevo Papa, más me compadezco con lo mucho que tienen que aguantar y soportar los Cardenales del Vaticano todos los días cuando se sientan para trazar la campaña “publicitaria” de la nueva imagen del pontificado. ¿No os parece que ya tienen demasiado tratando de tapar los casos de pedofilia y abuso infantil, para que encima vengáis a ponerle más plomo sobre los hombros?

Si quieren, podemos poner como Papa al esposo de Celia Cruz… muy posiblemente se quejen menos y les parezca más correcto que un hombre que ha dedicado más de 20 años de su vida a dirigir los puestos más altos del Vaticano, como Ratzinger.

KNIGHT16

 

Lo más interesante es cuando la gente se jacta con frases como “tengo la esperanza de que el próximo sí sea latinoamericano, al fin y al cabo, al nuevo Papa sólo le quedan unos cuantos años de vida”

Vaya, sí señor: eso SÍ que es ser un buen Católico. Felicidades, gente: se nota que lleváis a Jesucristo en el corazón y en el espíritu.

Lo peor fue cuando escuché a un sacerdote por la televisión, un latino de alguna iglesia neoyorkina, un tío flaco, de barba, con lentes, diciendo exactamente la misma retahíla que la masa descerebrada de feligreses de su misma tierra, pero con palabras más educadas (lo que no quita nada, porque la mona aunque la vistas de seda, mona se queda), eso prueba, ultimadamente, por qué un animal con sotana como él no va a llegar ni siquiera a Obispo.

Eso os demuestra a todos una cosa: la mayoría de las personas que camina sobre esta tierra lleva a su religión no en el corazón y el cerebro, como debiera ser, sino en el pito y en las nalgas. Si vas a ser tan superfluo como para desear que el máximo representante de tu religión, en vez de ser un tío apto para dirigirla (venga de donde venga), sea de tu misma tierra, entonces ¿para qué llevar una religión? ¿Jesucristo estaría contento con quejas así? ¿El diablo estará riéndose? ¿Acaso puedes condicionar tu amor a una institución por cuestiones raciales? ¿Acaso la ironía no os quema la piel? Meditadlo y, por sobre todas las cosas, tratad de ser en la vida algo más que esa gente que véis por televisión.