unmillon2
unmillon5unmillon7

Cuando vuelvo la cabeza y miro los inicios de este blog, el tiempo transcurrido, para variar, no parece mucho. No sé si su fama fue cuestión de mérito personal o suerte; una cosa o la otra no implican que no esté agradecido con ustedes, los lectores, quienes lo hicieron posible. No son ajenos a este sitio sino claramente parte de él, de su fórmula y su gracia.

A menudo me escriben a diariodedross@gmail.com, el correo oficial, preguntándome consejos sobre cómo hacer un blog o, dicho de mejor manera, cómo escribir bien. Creo que no saben que es muy poco lo que les puedo aconsejar, porque el éxito del Diario se debió al factor boca a boca, no por publicidad paga en Internet, spam, propagandas o torturando a mis amigos para que revisen mis actualizaciones. Mi único consejo es que nunca escriban por hacerse populares, porque haciendo tributo a la jerga de mi país, “así no es la vaina”. Así no se logra nada.

Mi segundo mayor consejo es que se sienten y escriban, escriban mucho, escriban cuando quieran, escriban sobre lo que les guste. Lo demás, con suerte, vendrá después, y obedece a las misma ley de no montar un sitio porque se codicie la fama; uno tiene que escribir porque le place. Este sitio jamás fue un proyecto, este sitio es mi catarsis, mi entretenimiento y mi trabajo por placer.

¿Eh? ¿Que si tengo alguna sugerencia adicional? Bueno, vamos a ver… si quieres verdadera independencia, crea un blog privado, es decir: subido a través de un modesto servicio pago. Yo lo aprendí de la manera dura cuando me expulsaron de dos empresas del ramo por allá, a mediados del 2005. No guardo resentimientos, de hecho, me declaro culpable: soy adepto al humor negro.

¿Algo más? Nunca te detengas cuando escribas, intenta terminar lo que empezó en tu cabeza, lo que quieres expresar, no pares en busca de las palabras adecuadas o los verbos indicados, no frenes cuando tengas una idea, ni tampoco se te ocurra dejarla para después; al menos anótala en algún lugar.

Y lo más importante, sobre todo para los (y las) jóvenes que escriben algo y que luego se desaniman, porque al revisar su propio trabajo no es lo que esperaban: ninguna obra nace… las obras se hacen.

Miss Universo no nació bella, de hecho, distaba de serlo cuando salió del vientre de la madre. Al mazacote de arcilla que pone el escultor sobre su mesa de trabajo tampoco se le llama obra de arte. La obra de arte comienza a aparecer lentamente cuando, cincel y martillo en mano, él empieza a trabajarla. Lo mismo sucede con el texto en bruto: guarda tu trabajo y descansa, pero luego léelo. Léelo tres, cuatro, cinco, seis, siete, veinte veces antes de publicarlo. Corrige la redacción, la ortografía y (ahora sí) coloca las palabras adecuadas. Nadie escribe lo que espera de un tiro. Tu texto es tu niña… y antes de darla a conocer al mundo tienes que vestirla, ponerle maquillaje y hacerle las tetas.

John Lennon no escribió Imagine como si fuera tirarse un pedo. Él tuvo una idea, y se sentó, la escribió, la trabajó, se la curró, y después la cantó, y la siguió trabajando, y una cosa y la otra hasta llegar a la pieza que conocemos hoy.

Por supuesto, yo no he escrito nada remotamente parecido a Imagine, ni siquiera cerca… yo me dedico a insultar pokemones, floggers, reggaetoneros, emos, comunistas, hablar de temas polémicos y, la mayoría de las veces, escribir sobre lo que se me ocurre.

Supongo que todo lo que te estoy tratando de decir es que, como cada obra, la escritura necesita edición, necesita pulirse antes de mostrarse.

Escribir tiene las mismas características que el arte; un dibujante mejora a cada trabajo, los escultores también, los guitarristas y los bateristas igual, los escritores (y sobre todo los escritores) también. ¿Piensas que contar una historia es fácil? Chupa mis calzones con todo y frenazos, cabrón, porque no lo es.

Y esos son todos los consejos que he escrito por mail a todos quienes me han preguntado algo al respecto. Espero de corazón que les sirva, y que escriban mucho.

De resto…

Wikidross

El Diario de Dross es visitado activamente en 40 países, y en total ha sido visitado en 71 naciones distintas.

 

unmillon2

 

 

 

México, Venezuela, Argentina, España y Chile son los primeros cinco, en ese orden.

 

 

unmillon4

 

 

 

Dross ha recibido más de 10.000 correos electrónicos, y si se saca todo lo que ha sido spam, mails en cadenas, y cualquier misiva que no haya estado expresamente dirigida hacia él o el sitio, se puede decir que el blog de Dross ha recibido 8967 correos electrónicos. De esa cifra, él ha contestado un total de 6304 e-mails.

 

 

El Diario de Dross recibe entre 50 y 80 correos electrónicos cada semana.

 

 

Una de las primeras veces que caí en cuenta que este sitio era popular, fue durante una noche de insomnio: eran las 5:30 AM, y recibía correos electrónicos.

 

 

El Diario de Dross se lee mayormente de noche, sin embargo, recibe visitas las 24 horas.

 

 

Dross creó su página usando Dreamweaver MX, y la actualiza usando ese programa.

 

Dross no escribe sus artículos en un documento word, sino que lo hace directamente desde una página predeterminada del Dreamweaver que está expresamente preparada para eso: fondo negro, letra Verdana tamaño 3 y títulos (por lo general) en fuente Haettenschweiler.

 

 

Fuera de los videos de Youtube, rara vez Dross acepta sugerencias de otras personas para escribir artículos. A la fecha, sólo 4 sujetos han entrado en esa lista, y a todos Dross ha conocido en la vida real.

 

 

Dross tiene un especial cariño por México porque de ahí vino su primer lector serio: Cesar León.

 

 

La mayor parte del público del Diario de Dross usa FIREFOX

 

 

Dato curioso: El navegador predilecto de Dross es Chrome

 

 

La carpeta que contiene toda la web del Diario de Dross (sub dividida por años y artículos en orden alfabético) pesa un total de 251 megas.

 

 

El Diario de Dross tiene un aproximado de 240 artículos.

 

 

Hatemails nuevos se suben cada mes, y lleva 5 horas actualizar la sección.

 

 

Si en la sección de Hatemails ves algunos nombres en minúsculas y otros en mayúsculas es porque Dross los coloca tal cual le llegaron. Dross respeta mucho la forma que aparece el nombre o nick personal de cada persona que le escribe.

 

 

Dross respeta, sin excepción alguna, el derecho de privacidad de la gente que le pide que su correo electrónico sea subido como anónimo, y ayuda a cambiar los datos del e-mail para que esta persona no se pueda ver perjudicada por terceros.

 

 

 

¿Sabías que…?

 

 

 

-> Maddox fue una de mis inspiraciones, aunque siempre quise distanciarme hablando de mis propios temas, cosa que es palpable porque su género es la sátira, mientras que a mí me gusta hablar de temas políticos, cosas relacionadas con mi vida, o historias de humor cortas, con realismo mágico.

No me paso por su página porque es una cuestión de orgullo, así a lo morsas dominantes, pero confieso que desde que empecé a escribir artículos como “Del por qué yo puedo jugar el mismo juego que los seguidores de Castro”, me ofende que me comparen con él.

 

-> Otrova Gomas (Jaime Ballestas) fue y es mi gran inspiración.

 

-> Todos los meses, latinos desperdigados en todas partes del mundo visitan El Diario de Dross desde países como Japón, Finlandia, Bélgica, Australia, etc. Sin embargo, los lugares más extraños desde los que han visitado este sitio han sido:

  • La Isla de Cocos.
  • Guantánamo (sí, la prisión)
  • Un crucero cerca de la costa africana entre Ghana, Benin y Nigeria. Sea quien sea esta persona, es un gran fan de la web porque entra muchas veces por mes. Desde acá, quiero que sepas que sé que existes, y te mando saludos.

 

 

-> Pago más de 60 pesos argentinos de hosting al mes

 

-> Tengo 26 años de edad, mido 1.76, y peso 75 kilos

 

-> Si alguien me reconoce en la calle, le voy a dar 100 pesos. No, mentira, no le voy a dar nada, pero soy un tipo bastante amigable, aunque si me pones la mano en el hombro te puedo dar un mordisco.

 

-> Cuando estaba en Venezuela, yo vivía en la Urbanización Miranda, en una quinta después del mini-centro comercial fracasado “El Comienzo” (después del policía acostado de la subida).

 

-> De muchacho, mi cine favorito era el del Unicentro el Marques, hasta que el centro comercial se “cagó” (los caraqueños saben de qué estoy hablando).

 

-> Contrario a la creencia popular, los tequeñones de Plaza de las Américas no son tan buenos. La última vez que fui eran más masa que cualquier otra cosa. Por otro lado, me resultaba chocante que en ese negocio no vendan refresco sino jugo.

 

-> Era un experto en conseguir puesto en el Metro (tren subterráneo) de Caracas; el truco consiste siempre en montarse en el último vagón, que es el más desocupado.

 

-> Angel David Revilla (Dross) se graduó de comunicador social en Universidad Santa María.

 

-> El Diario de Dross se actualiza dos veces por semana.

 

-> No tengo planes de abandonar este sitio.

 

-> Antes de empezar esta página, Dross escribía guías de videojuegos, e incluso, llegó a trabajar para una revista española que le pagaba por su trabajo. La lista completa de guías se puede encontrar aquí.

 

-> Cada vez que a Dross le han robado una guía, o cada vez que a Dross le han robado un artículo, se ha enterado por buenos samaritanos que se lo comunican a través de correo electrónico.

 

-> Angel David Revilla tiene amigos en la vida real que conocen su web, pero sólo cinco personas que supieron de él como Dross, y que tienen su confianza, conocieron su rostro previo a este día: Nulmes, Gryphus, Gus, Ahumeniy y Adriana.

 

-> Por último pero no menos importante, puedes comunicarte con Dross a través de diariodedross@gmail.com o eldiariodedross@gmail.com.