volveran-1volveran-3volveran-2

 

 

 

 

 

¿Sabes quiénes son los tres hombres que salen arriba?

Si no los conoces, (o si sólo conoces a uno que otro) no te preocupes, que yo te lo voy a explicar más adelante. Por ahora, confórmate con saber que la sola mención de sus nombres hace que los ladrones, los sinvergüenzas, los transnochados, los vividores de oficio, la chusma, y, -en resumidas cuentas- los comunistas, corran, se caguen encima, se tiren de cabeza por la ventana, y se escondan debajo de la mesa.

Sus rostros todavía inspiran mareas de odio en la mayoría de ellos, y de muy poco les ha servido intentar elevarlos al nivel de Hitler, porque en Chile, Venezuela y España, (le duela a quien en el alma le duela), sigue habiendo mucha gente que los quiere y los recuerda con cariño.

Incluso a más de diecisiete años del régimen del último.

Incluso, de hecho, si eso significa que venga una horda embrutecida usando su más reciente prototipo de soldado universal (el joven adolescente que cree que se las sabe todas y tiene el cerebro lavado) a tildarte de fascista así no hayas tú matado una mosca en la vida.

A pesar de la campaña de miedo, quedan muchos que todavía tienen los pantalones de agradecerles, (con todo derecho), haber evitado que sus símbolos patrios no hayan sido reemplazados por el martillo y la hoz.

Pero pausa, porque antes de desarrollar el tema quiero dejar algo claro: no estoy insinuando que en un país como España (válgame Dios) vuelvan las dictaduras militares, siendo que ellos ya han pasado -y superado- las situaciones que muchas tierras del tercer mundo todavía están viviendo hoy.

Tampoco estoy diciendo que en Chile volverá un régimen como el de Pinochet.

A diferencia de los anteriores dos ejemplos, no hablaré por Venezuela porque, si aún después de cuarenta años el fidelcastrismo puede retornar con la figura de Hugo Chávez, nadie quita que se monte de vuelta un dictador derechista chapado a la antigua. Eso de hecho sería una evolución notable en comparación.

Van a volver, sí, pero lo harán adaptados a los tiempos de hoy, cuando el pueblo (estúpido, pero sensible al fin y al cabo, ya que son ellos y nada más que ellos los que los ponen al poder, los sufren, los quitan, los vuelven a poner, los quitan otra vez, y los ponen de vuelta) clamen por un presidente latinoamericano que, sin la necesidad de un uniforme militar, sea de derecha dura, como último recurso para arreglar las cagadas que dejen los de la izquierda, esos que para variar, jamás han aprendido de las lecciones de la historia (y ni voluntad tienen, pues son ellos los primeros en robar, cagarla y reprimir. En ese orden).

Igual que en España volverá a subir alguien como Aznar, pero -aún- más diestro, al ver la gente con agobio que más allá de las acertadas palabras de Zapatero hacia Chávez, todo sucedió en primer lugar producto de las amistades bananeras que el español ha sembrado.

Volverá a ganar un Aznar el día que el pueblo español por primera vez no desde el año 2004 sino desde el 2000 vuelva a elegir a su presidente y no el terrorismo islámico.

Como en Chile, comandado actualmente por esa geisha regalona de Bachelet, hombro a hombro con esa plasta de bosta que es “la concertación” acaben, a fuerza de tiempito, salivita y constancia, de joder todo lo que se ha logrado ahí, hasta dejarla en una maltrecha versión mejorada de Argentina. Bye bye al sueño de debutar como el único país primer-mundista del continente para el año 2015, visión que tuvieron durante la presidencia de Lagos.

Insisto: volverán… pero adaptados a los tiempos que corren. Y esta vez, el típico “socialista” bananero sudamericano monogritón atorrante e ignorante se va a tener que agarrar el culo y callar la jeta, porque se subirán al poder no de la mano de un golpe de estado, sino a través del voto popular y el estruendoso aplauso del pueblo, como lo han hecho los fascistas más extremos de la historia.

Y quiero ver esa expresión mandrilesca cuando una marea de gente clame a gritos la llegada de semejante figura, y los países que no han tenido un dictador derechista desde hace mucho desechen los presidentes izquierdistas de toda la vida, al darse cuenta que haber variado eligiendo a uno de mucha más izquierda para reemplazar al de la izquierda de siempre no sólo fue una pésima decisión, sino además un retroceso absoluto.

volveran-7¿PRESIDENTE O ACTOR DE CINE?

Ahí va el presidente de los pobres con un abrigo Christian Dior. Te apuesto a que esa bufanda cuesta más que toda la ropa que te has colocado de hace tres semanas para acá puesta junta. Todavía me acuerdo, en 1999, haberle escuchado decir por radio que al abrir el ropero presidencial en el Palacio de Miraflores (casa del presidente) le “avergonzaba” ver semejante derroche de ropa costosa. Cómo cambia la gente con el tiempo, ¿no?

Cuando se voltee el mundo y se den de nariz (ya que estrellados contra una pared y empuñando una erección suprema, la nariz es lo primero y lo único que se romperían) oigan que ese lema de “el socialismo es el pueblo” se convierta en algo parecido a “el nacionalsocialismo es el pueblo” y vean que los íconos políticos y las ideologías que creían ya asentadísimas en sudamerica no son más que una rueda en las manos de sociedades hambrientas por explorar posibilidades.

Y así los comunistas, los resentidos, los vividores de oficio, y la lacra nuevamente, de la mano de sus familias (nuevoburgueses, oh el descaro) volverán a protagonizar una comedia de vaqueros: saltarán por las ventanas, manotearán como monos, y se irán corriendo al primer toque.

Y los idiotas, y los mediocres y los guapetones que para cualquier persona con educación, códigos y entendimiento mínimo del mundo hacen el ridículo con esos discursos atronadores y “over the top”, piren con el culo fruncido pidiendo auxilio y abrazándose a la carta de derechos humanos de los países del primer mundo que seguramente hasta entonces tachaban de imperialistas.

En fin; los mismos, los que se la pasan reciclándose como bosta de la vida. Los indefendibles de siempre, la mugre, los que se meten en la política para desahogar sus graciosos complejos de edipo y su resentimiento psiquiátrico que para nada me importa, la ultraizquierda sudamericana de siempre.

La historia y la verdad de nada sirven ante su maquinaria propagandística y sus muletillas de oro.

volveran-5Oh God, que estilazo

¿Cuánto tiempo pasará antes que en Chile prefieran tener a un hombre fuerte de vuelta? ¿Cuando el resto de las instituciones del país vayan como al Trasantiago? ¿O quizá un poco antes?

En lo personal, no fue sino hasta que escuché a la izquierda en los países de mi continente, durante esos años que comencé a prestarle atención a la política, que entendí eso de que una mentira repetida mil veces se transforma en realidad.

Y es que en efecto: la gente se empieza a creer las patrañas.

Es gracioso que sujetos como Hugo Chávez, Daniel Ortega y Rafael Correa (no incluyo a Evo porque su caso ya es una pérdida de tiempo) atribuyan todo lo malo a que, en el pasado, gobernaron presidentes de derecha.

No importa que esa afirmación carezca de toda lógica: ser líder izquierdista en Bananolandia le da a uno óbice de ejercer de payaso que te mantiene en suspenso sin tener la cortesía de terminar de decirte que en realidad estaba bromeando y que le disculpes por insultar tu inteligencia.

La estupidez de la gente que cree en ellos lo confunde a uno porque, a diferencia de quienes los escuchan, tú eres educado, culturizado e inteligente. Pero un tarúpido simplón con los pies fuera de la tierra (de esos que tú conoces tan bien), el cual no es capaz de mencionarte seis presidentes en la historia de su país, y que todo en lo que está pensando es el reggaetón del viernes por la noche y la cervecita fría, que estudia en una universidad mediocre (así sea cara) y ni aún así se preocupa lo suficiente por su futuro como para tratar de resaltar del resto, es el sujeto adecuado para introducirle entre oreja y oreja un discurso marxista.

Y todo eso si no fuera porque lo tienen todo en la vida y/o sus padres son opositores a rabiar. Desgraciadamente la gente pobre no tiene esas dos últimas ventajas, y por lo tanto son fáciles de reclutar.

El tipo de primate lanza-mierda al que se le puede vender que hasta ahora los que han gobernado han sido de derecha, y no partidos como (en Venezuela, por ejemplo) AD, (Acción Democrática), que ya estaba hablándole a la gente del socialismo 40 años antes que Chávez. Lástima que allá ni lo sepan ni se preocupen por saberlo. En un ambiente así cualquiera puede ser líder.

¿Cuántos presidentes de Acción Democrática ha habido en Venezuela? Cinco, y han gobernado durante al menos el 75% de la era democrática venezolana.

Entonces, ¿de qué derechas está hablando Chávez?

Ah, es que cuando él se refiere a “derechas”, lo dice tildando a todas las personas que han caído presa de la tentación, el dinero y la corrupción (o sea, los izquierdistas que gobernaron antes). Ese es su modo de insultarlos, llamándolos “de derecha”. Uno que es culto capta la estupidez intrínseca del mensaje, y de como además él enfoca lo que es la burguesía y la derecha en una sola amalgama para proteger la figura “inmaculada” de la izquierda (sin verse a sí mismo, el gran cretino, ni a su hijito, que de cumpleaños le regalaron un almuerzo con un famoso jugador de fútbol argentino).

Chávez se tendría que lavar la boca con un rollo de papel higiénico antes de llamar a nadie burgués.

volveran-6

PÁGINA SACADA DEL SEMANARIO VENEZOLANO “VERSIÓN FINAL”

Plantear críticas (a su justa medida) es parte de la diplomacia, lo que no lo es es ejercer de jefe de estado,

ser un mono en una cristalería, y encima jactarse de ello. La pregunta no es “¿cómo es posible que Chávez siga en el
poder?”, la pregunta es cómo puede ser tan poderoso el dinero, que es capaz de sostener tanta hipocresía y tanta ineptitud.
La revolución socialista del siglo XXI está sentada sobre los hombros del capitalismo.

Ahí está el ejemplo de Nicolas Sarkozy, el actual líder del gobierno Francés. El hombre está intentando modernizar el país y en menos de un año ha sido más dinámico de lo que jamás lo fue el dinosaurio de Chirac.

Ahí tenemos a Zapatero, un hombre que ganó las elecciones de una forma horrible, y que está donde está sólo porque el pueblo español quiso darle una lección al partido de Aznar y a Aznar, no porque lo hayan elegido con el clamor popular. Ahí está él con su cara de lemur estúpido, que si bien dio un discurso y optó una postura muy digna y muy del primer mundo en la Cumbre de Chile, cosecha los frutos de su política.

No es la primera vez que Zapatero escoge mal sus amistades… y no es la primera vez que se manda una cagada a raíz del mismo error. Ya lo hizo antes con un ejemplo mucho peor; la ETA. Les dio un respiro, negoció con terroristas (craso error, pero supongo que el hombre simplemente amaneció con ganas de darle un disgusto a su tan odiado PP, partido de oposición) y la gracia resultó en que, al cabo de un año, echó por tierra todo lo que el gobierno anterior había logrado al casi desvanecer el grupo extremista. ¡Olé tus huevos, tío! Vaya que te mereces ser presidente.

Primero fue Angela Merkel, luego Nicolas Sarkozy, y dentro de poco, cuando le den una patada a Zapatero, vendrá (para hacer el trío) un hombre/mujer de derecha fuerte para España.

Es gracioso ¿no? Al final, llaman a la derecha para limpiar los desmanes que hizo la izquierda.

Y lo mismo, sin dudas, comenzará a suceder en Sudamérica a su tiempo…

Van a volver, pero adaptados a los tiempos modernos. Y como siempre, aquí van a ser diez veces más extremos, diez veces más de derecha y diez veces más atrinca y afincados que en Europa. Quizá ese es el motivo por lo que, lamentablemente, en latinoamerica la cagan siempre.

En Argentina, a diferencia del resto de los países, la dictadura nunca funcionó, y no sólo eso, sino que los dictadores no sirvieron para medio de mierda. Me siento obligado a mencionarlo. Nunca trajeron ninguna mejora. Quizá se deba a que aquí hasta un orangután pueda ser militar.

Argentina es extraña en sí misma, el General Perón, que la izquierda de hoy intenta vender, -en su consabida ignorancia bestial- como un socialista, admiraba a los Nazi. Algo digno de estudio.

En cambio en Venezuela, el general Marcos Pérez Jiménez (de uniforme blanco, que sale en la foto del título) es recordado como el hombre que hizo más por Venezuela que todos los otros presidentes que le precedieron juntos. Durante su régimen, Caracas era llamada “la sucursal del cielo”. Pero el mandato del hombre sólo duró seis años.

Mientras que en Chile, Bachelet cometió el error garrafal de manipular los hilos para acabar con la carrera militar del nieto de Pinochet.

¡Buen trabajo! Qué derroche de estrategia, visión y estadismo, señora: ahora, como un civil más, Augusto Pinochet Molina está en todo su derecho de optar y prepararse para empezar su carrera política… y como tú eres demasiado lerda para siquiera haberlo previsto, ya crearon el partido pinochetista (Partido de la Liberación). Te garantizo que otro Pinochet pisará con fuerza, pero hoy no, a su tiempo… y sucederá cuando la gente esté más harta de ti, de tu socialismo dizque europeo, de tus acostumbrados desatinos, y de la concertación.

Y eso demuestra que en la mayoría del continente la izquierda está encaramada (por ahora) no gracias a ninguna habilidad política, sino a pesar de los tiempos. Como si el cielo nos echara un mal por el que hay que pasar.

Yo sé que cuando empiecen a ponerse de moda, y lleguen de nuevo los “hombres fuertes”, harán su trabajo mucho, pero mucho mejor que un Daniel Ortega, un Hugo Chávez, y sin dudas un Evo Morales.

Lo triste es que tal vez lo hagan mejor porque simplemente no se pueda llegar más bajo.

Que los líderes de derecha dura del mañana cometan errores ni me preocupa ni me quita el sueño, sé que lo harán, y confieso que no le doy la menor importancia.

Lo que quiero es sentarme a ver cómo los socialistas que hoy se creen los reyes del castillo saldrán corriendo, compren boletos de avión, y los que no puedan se precipiten por las ventanas o abran las tapas de las alcantarillas y se arrojen de cabeza a la oscuridad.

Y, cuando suceda, no sólo me voy a reír, sino que posiblemente salga con un palo y les pegue en las patas como al ganado. Pero no como un partidario y/o hincha a favor del general “Manuel Manodura”, sino porque sencillamente me obstinaron.

Y como yo, habrá miles…

Pero en mi caso personal: no quiero que paguen las cagadas que han puesto en el país, no quiero que paguen sus discursos ignorantes, no quiero ni siquiera cobrarles por todo lo que han censurado y reprimido (de eso se encargarán otros mucho mejor que yo), sólo quiero que paguen por haber sido prepotentes y estúpidos.

Cuando “Manuel Manodura” haga su campaña, me tomaré mi tiempo de redactar una propuesta, una que establezca que ni bien gane las elecciones cierre los aeropuertos para que nadie se pueda escapar. Socialista o izquierdista rancio que yo sepa donde se esconde, socialista o izquierdista rancio que voy a delatar y entregar.

Empezando por mi propia familia. No importa si ellos están en Venezuela y yo en Argentina: voy a hacer una llamada a larga distancia al partido y los voy a acusar.

Todo se los voy a cobrar, y lo haré con creces. Mi factura será extraordinariamente alta.