Yo soy un tipazo exquisito, un Leonardo DaVinci… todo lo que me propongo lo hago tan bien que hasta Dios me tiene envidia.

Bajo esta premisa, descubrí cuál es mi futuro definitivo en la vida: ser artista.

Cogí mis pinceles y mis potes de témpera, y me puse a dibujar genialidades varias de toda índole… cada brochazo derrochaba el talento de mil Dalíes y dos mil Goyas.

Los pinceles eyaculan de placer al contacto de mis dedos, las hojas de papel experimentan reales bombardeos de orgasmos femeninos cada vez que sobre ellas pinto mi próxima obra maestra.

Soy un portento.

Amano1

Nomura 1

Capullo1

¿Ves todas esas porquerías que están arriba? Pues yo dibujo mucho mejor.

Sin embargo, decir que yo dibujo mejor que “este tipo” o “aquel fulano” no es decir demasiado, especialmente cuando hablo de los japoneses, quienes no saben dibujar.

Yo dibujaría mejor que ellos inclusive con un pincel en el culo, y podría darles lecciones el día que me pagaran para ello…

…pero a la final, francamente, no sé si aceptaría.

 

A veces pienso que la única persona que queda en el mundo que hace cosas que valgan la pena soy yo. Para demostrarlo (y tras largo decidirlo) he decidido colocar aquí algunas de mis obras de arte.

Deslumbraos:

Reinathumbnail

“La Reina” ~ por Dross Rotzank

No sé francamente qué fue lo que me inspiró a dibujarla.

 

El siguiente obra es una representación retratada de una amiga imaginaria que tuve cuando era un niño:

magotela

“Amiga de tela” ~ por Dross Rotzank

 

La niñez es una etapa hermosa donde comienza a florecer el adulto que será uno en el mañana.

Por ello, no hay mejor ocasión para incursionar en el mundo del arte que esa etapa tan valiosa. Siempre he pensado que los padres, antes de comprar juguetes, deberían primero poner en la mesa un lápiz y una hoja de papel para dejar que la imaginación del niño florezca. En caso de que el niño no muestre interés en hacer florecer su imaginación, deberá clavársele la punta del lápiz en la mano.

Cuando la motivación del chico se active, y se anime así a escudriñar cualquier cosa en la hoja de papel, deberá animársele a que la coloree con la sangre que le salga de la herida, para que, por primera vez, se ponga en contacto con el drama intrínseco del artista.

El siguiente dibujo no fue coloreado con témpera, sino con creyones, intentando darle la textura más pura posible a la superficie de la tela y conferir una apariencia más realista a los personajes:

Capitanultraderecha

“El Capitán Ultraderecha” ~ por Dross Rotzank

 

Finalmente, este tour extraordinario llega a su fin con un dibujo muy querido, el cual representa fielmente mis ideales dorados: El Gusano Imperialista.

Gusanoimperialista

“El Gusano Imperialista” ~ por Dross Rotzank

 

 

Estuve pensando en comercializar mis obras, pero justo cuando estaba a punto de fijar un precio para cada una, me di cuenta de que me costaría enormemente deshacerme de cualquiera de ellas… aún incluso si pudieran hacerme rico. Lo siento…