Ya que no he actualizado en algo así como 5 días, quería manifestar que sigo vivo. Estoy almacenando fotos de mis andanzas en Buenos Aires, así que dentro de poco voy a hacer un artículo con todas ellas.

Estoy en un hotel de mierda donde no colocan tachos para tirar la basura en las habitaciones, cosa que me molestó mucho, por lo que hoy me descobré colocando al aire libre hisopos sucios con cera de mis oídos en un cenicero del segundo piso. Los situé artísticamente uno al lado del otro, clavados de pie entre las cenizas.

De resto no hay nada más que decir, salvo que esta noche es Navidad y me la pasaré encerrado en mi cuarto viendo televisión. No celebraré con nadie ni saldré a la calle… odio la Navidad.