La historia tiende a repetirse, pasa en las cosas grandes como la política y sus ladrones de siempre, y pasa también en lo pequeño dentro de Internet y su mundillo de páginas web. De otro modo no podría explicarse por qué el pueblo siguen acusando a los demás por las decisiones que ellos mismos tomaron con su voto poco educado, o por qué aquí en cibernetilandia, después del hartazgo anal sufrido por personajes como Huguín y Moisés Sedán, siguen habiendo lerdos peludos, eslabones olvidados de la evolución, que piensan que a ellos no les podría tocar la misma suerte después de cometer el craso error de tocarme los huevos.

Es lo que me hace pensar que el arte imita a la vida, ¿por qué en South Park hay mierda que habla, baja por las cañerías y canta en Navidad? Pues porque en la vida real hay mierda que intenta hacer lo más cercano a escribir, meterse a Internet y visitar mi página web…

Miren a Antonio Lajarín Moreno, que no sé si sacó inspiración de Huguín pero sin querer queriendo terminó con la lengua en el culo, embutido en un barril de mierda inflamable, y rebotando por una pendiente vertical de 160 metros, toditos para abajo.

Su primer mail data del año 2007, dice así:

De: Antonio Lajarin Moreno

Asunto: Wooop!

Dross, eres jodidamente gracioso, pero pienso que tu hipocresia me enferma. Por que te pones ese sombrero y esas gafas tan gays? Entiendo que ocultes como una nena tu cara para que quien te vea por la calle y te reconozca no te infle a palos, pero menudos atuendos has elejido… Creo que te sentaria mejor ir siempre de ninja.
Intercambiar una puta Game Boy por la mamada de una niña de 12 años demuestra que no queda en ti humanidad. Es bastante triste que odies al mundo porque esta lleno de gente tan asquerosa como tu, aunque sean asquerosos a su manera.
En fin, tus articulos son graciosos, me divierte mucho tu cinismo. Lo que me intriga es que no hayas salido gotico o emo (de los cuales podrias hacer algun articulo ^_^) con esa pesimista vision de la humanidad.
Dos preguntas, que quieres ser de mayor? No se, a que aspiras, cuales son tus metas en la vida, etc… Y otra, eres simpatizante del nazismo? No me quedo claro…
Cuidate, te hara falta :)

Mi respuesta fue previsible, y no sólo previsible sino de hecho estándar: lo mandé a la mierda. Pero un par de semanas después, contraataca:

De: Antonio Lajarin Moreno

Asunto: Leelo wei

Eres una amalgama de asco y risa, un hibrido de patetismo y parodia, pero que al fin y al cabo tu sinceridad me hace reir (contigo, no de ti). Yo tambien odio a los sudamericanos que escriben tecleando con el culo, como si de un mono manco y epileptico se tratasen.
Eres un buen escritor enfermo armado con un buen diccionario de sinonimos. Suerte en tus articulos, aunque tu enfermiza y pesimista mente sugieran que tu estancia en la tierra sera breve (pero marcada).

El personaje denota una estupidez indecible; insultar sudamericanos es insultarme a mí, y parece que no lo nota. Véase el uso despectivo del modismo mexicano “wey”. Un derroche de poca precaución visto y considerando que está firmando el correo electrónico con su nombre real, un nombre que, además, no es precisamente Pedro Pérez.

Sin embargo, -y no porque yo sea bueno, sino porque un machote pija-de-orca debe andar por esta vida con la filosofía de Batman, oséase, no prestar atención en malhechores canijos en los que no se debe gastar un segundo puñetazo- decidí ignorarlo. Sería, de hecho, rebajarme a dedicar más atención de la merecida al autor de un hatemail.

Sin embargo, Antonio es impertérrito; él sigue escribiendo. Este mail lo envía en el 2008, luego de varios meses de ausencia:

De: Juan Antonio Lajarin Moreno

Asunto: Yo no compraría tu libro

Pudrete en la miseria anonima imbecil.

Contesté este correo electrónico igual a como contesté el primero. La razón es sencilla: Antonio escribe entre períodos de tiempo largo y por lo tanto, cada vez que envía un hatemail, es como si lo conociera por primera vez, porque no lo recuerdo. De hecho, rara vez me fijo en el apellido de quien me envía un correo.

De: Juan Antonio Lajarin Moreno

Título: Que pesado eres…

Por favor, deja de hacer videos de ti mismo jugando a un juego dificil y diciendo “coño” cada dos por tres, son una puta mierda y estan muy rayados.
Por que no le jodes la marrana a alguien por msn? Que eso si que hace gracia, y no hay que oir tu repelente voz.
Te lo digo como admirador al que le das asco y risa.

Y sin embargo, no sé exactamente a partir en qué momento empiezo reconocer a Juan Antonio, pero todo empieza por su apellido: Lajarin, que, como no es común, me da una idea vaga de que se trata de una persona que ya me ha escrito antes. (Debo añadir que estoy saltando al menos 3 o 4 correos electrónicos que no le contesté).

Sin embargo, al ignorarlo, Juan Antonio se enoja, y me envía su obra maestra:

De: Juan Antonio Lajarin Moreno

Título: problema

Por cierto, ya que por lo visto te gusta asesorar a la gente ayudandole con sus problemas, tal vez puedas ayudarme a mi resolviendome uno:
El otro día vi a tu madre desenterrando el cadáver de tu perro y acto seguido uso sus descompuestos miembros para darse placer sexual. He intentado olvidarlo evitando pensar en el tema, pero me es imposible. Crees que debería de ir al un especialista a que me ayude a superarlo? Me da bastante vergüenza comentarle lo sucedido, puede que lo que me haga falta es un empujón para animarme pero me resulta imposible comentárselo a alguna amistad o familiar. Gracias por escucharme, espero tu respuesta.

El mail en sí no me molestó. Lo que me molesta es que Juan Antonio se halague a sí mismo creyendo que escribió algo que a cualquier otro no se le ocurriría. Piensa que hizo el no va más del humor negro, y me lo hace saber en un mail posterior, en el que incluso él mismo se da ínfulas de victoria diciendo “me pasé” seguido de un “je je je” que, si bien no escribió, se podía sentir perfectamente. Huelga decir que, encima, Juan Antonio habla solo la mayoría de las veces, porque de aproximadamente 10 correos electrónicos, yo le he contestado sólo 4.

Es este el momento en que Lord Dross decide desplazarse hasta google, y hacer lo que, por desgracia, a Juan Antonio, en su infinita gilipollez, jamás se le ocurrió: buscar sus datos a partir del nombre y el apellido.

En cinco minutos (plazo de tiempo no literal porque estoy seguro de que tardé menos) las cosas cayeron en su sitio:

A) fotos

antonio-lajarin-moreno-1

Man Pointing

Man Pointing

B) Datos personales

Juan Antonio Lajarin Moreno

Ubicación: Murcia, España

Fecha de nacimiento: 21 de marzo del año 1985

Edad: 24 años

C) Familiares (una hermana, Laura Lajarín Moreno)

antonio-lajarin-moreno-4

D) El brillante currículum de un señor que se da el lujo de insultar a los sudamericanos (revisen su información personal y su experiencia profesional para mayor efecto hilarante)

antonio-lajarin-moreno-1

Accede a la URL del sitio haciendo clic AQUÍ

E) A Antonio se le puede encontrar también en Facebook.

Huelga decir, además, que le dí la oportunidad de pedir perdón por todo lo que había dicho, pero tal como rezan las primeras cuatro palabras con que empieza este artículo, la historia se repite: lo mismo que le ofrecí a Huguín, se lo ofrecí a él (misericordia). Y la respuesta fue una copia papel carbón de lo que sucedió hace ya dos años: hacerse el estúpido, insultar más y, en un todo, comportarse como un animal asustado.

Por eso, amigos míos, hermanos lectores, señores del público, padres y representantes, (su Santidad), es que no importa si vienen de Argentina, España, Estados Unidos, México, Venezuela o Timbuctú: un sujeto bruto es lo mismo aquí que en Japón.

Juan Antonio usó todo lo que estaba en su poder: amenazó con denunciarme si publicaba esto. Le dije “dale, prepara los papeles”.

Luego contraatacó con más insultos, asegurando que “en España no tienes más de cien lectores”. Le mandé esta foto:

juan-antonio-lajarin-moreno-4

Juan Antonio entonces hizo un amago de disculparse por el comentario de mi madre y el perro, a lo que yo le escribí lo mismo que escribí aquí: eso no me afecta, lo que quiero es que pida perdón por lo otro.

Sin embargo, (igual a Huguín) Juan Antonio, cuan estúpida avestruz, lo que ha hecho (y sigue haciendo) es meter la cabeza en un hueco, creyendo que, como él ve todo negro, nadie más puede verlo a él…

¿Qué quiero de mis lectores y amigos de España? Lo siguiente:

Sabemos que vive en Murcia, sabemos su nombre y sus apellidos, y sabemos su fecha de nacimiento. ¿Alguno de ustedes podría molestarse en buscar las páginas blancas -o algún otro medio convencional- y proporcionarme su número telefónico? El de su móvil o el de su casa (preferiblemente) y, en caso de que no viva solo ¿el de sus padres y el de su trabajo? Lord Dross necesita hacer una llamada a larga distancia.

Cualquier otro dato que puedan sacarle es también bienvenido.

¿Qué es lo que no quiero?

Que se metan con su hermana, o se pasen con ella. No la conocemos. Puede que sea igual de gilipollas que Juan Antonio, pero también puede que sea todo lo contrario, y francamente, prefiero pensar en lo último.

Señoras y señores, preparen los arpones. Mis piratas: carguen los cañones. Ninjas, vayan al templo y busquen las armas. Afinen sus cuentas en skype. Compren sus tarjetitas de 10 míseros pesos a larga distancia para hablar 30 minutos al exterior. Preparen unas cervecitas a las 10 de la noche con sus amigos (allá en casa de Juan Antonio será de madrugada, para más goce en el arte de joder). Amigos de Youtube: empiecen a tocar los tambores y leven las anclas. Ahí a lo lejos hay un mono tití parado sobre un tronco en medio del mar que nos está buscando lío. Es hora de pasarle la nave por encima.

Prometo muchas risas.

(Continuará…)

—————————————————-

EL INSTRUCTOR DE GYM

De: ALEJANDRO CALZADA

Título: ¡Que tal Dross!

En estas primeras veces que leo tu pagina confirmo que el mundo esta hecho para nosotros. Tu colocas en la mierda la dignidad de las personas. Y yo hago lo mismo en mi gimnasio, llego me siento y me hago pendejo. Les doy una hojita, les hago comprar mis anabolicos. Y nadie me reta ni me desafia, y el que lo hace se muere de un golpe con una mancuerna en la nuca. Todos me admiran y nadie se atreve a desafiarme igual que tu en la web.
Me agradan las personas como tu.
Pero en lo único que no te creo es que seas un lord, por que para ello debes consumir muchos anabolicos todos los dias, como yo, que soy tu colega y admirador.
¡Que tengas un vigoréxico día!

No, Alejandro, no eres mi amigo ni mi colega, y prefiero que no entres tampoco a mi página. Me siento sucio nada más imaginar que un sujeto como tú “se identifica” conmigo. Mal entendiste todo.

Los datos que dio este perdedor son muy vagos, por no decir que escribió desde un servicio de mail que, de forma no intencional, oculta la IP (por lo que el pobre imbécil hizo algo inteligente sin saberlo). Si hay algo que me jode, son las personas como él, que contribuyen a hacer a Sudamérica lo que es hoy día. Y más que eso: si hay algo que me jode, son las bolsas de mierda.

Si alguien conoce a algún Alejandro Calzada que sea instructor de gym, por favor, que me haga llegar sus datos inmediatamente, para colocarlo aquí en la página, y pedirle a todo el mundo de dicho país que corra la voz de no ir a entrenar al mismo local donde trabaja este imbécil charlatán.