Todo se resume a esto: si no has ido a ver SIN CITY aún, eres un fracasado… no importa si todavía no la han estrenado en tu país: tienes que conseguirla, verla, reflexinar sobre su contenido, y luego verla otra vez.

Por lo general, los directivos de las compañías de películas (los que se encargaron de arruinar Batman porque pensaron que debía ser más colorido y orientado hacia un público infantil) son unos lerdos asquerosos que merecen morir de sida con tubos y mierda saliéndoles a chorros de la boca…

Sin dudas, es impresionante lo que lograron con SIN CITY.

Todas las películas basadas en cómics son una basura, y las que no lo son están sólo entre el medio camino de ser “decentes” y sencillamente “buenas”, de esas que ni te hacen pensar en ella cuando estás camino a casa.

¿Ejemplos? Muchos: Spiderman 1 y 2, X-MEN y X-MEN 2 y Hulk al tope… y luego las más mediocres: Punisher, Daredevil, etc. Pelis que sólo un cagaleche emocionable de 15 años diría que son “excelentes”.

SIN CITY

 

SIN CITY tiene de todo: amputaciones, muertes violentas, disparos, golpizas, decapitaciones, y sobre todo, una buena dosis de lenguaje callejero de la vieja escuela mezclado con elegancia. Una censura R bien merecida.

Tiene un reparto inmejorable: Bruce Willis, Mickey Rourke, Benicio del Toro, Elijah Wood (quien interpretó a Frodo en el Señor de los Anillos, ya era hora de que le dieran un papel de hombre), Nick Stahl, Rosario Dawson y Alexis Bledel: no se puede poner mucho mejor que eso ¿qué esperas? Debes comprar el DVD cuando salga, botar toda esa mierda del Lord of the Rings que tienes, y colocar sólo SIN CITY en tu estantería. De hecho: luego deberás salir y comprarla otra vez, y colocarla al lado, y repetir la misma operación cada vez por cada cosa que la película te enseñe.

La película fue dirigida por ROBERT RODRIGUEZ, quien, obviamente, tiene raíces latinas… en todas las escuelas sudamericanas deberían botar a la papelera los libros con los héroes patrios y colocar a este tipo: es la figura latina del momento.

 

Por otro lado, SIN CITY demuestra que, si apartan un poco a la ingente bola de idiotas que se creen con la suficiente capacidad como para invadir un mundo ajeno y escribir un fanfic como guión para la película, y traen al verdadero autor del comic original (Frank Miller, y ese fue el más grande acierto de Robert Rodriguez) entonces el resultado final es una película de calidad.

Ve a ver SIN CITY, DROSS te la recomienda…