Si hay algo que me han preguntado muchas veces por correo electrónico es cuales son mis libros favoritos. En este artículo voy a hacer reseñas de obras poderosas que hacen sangrar el corazón de Dross, obras que no son “sopa de pollo para el alma” pero sí trompazos de pija ballenera para la mente, libros sin los que tu juventud no pudo estar completa. ¿Has tenido una película predilecta que marcó tu infancia? Bueno; esto es a esas viejas pelis lo que para mí fue leer todo esto y, creelo o no (y más te vale que sí, chupa-almejas) la sensación cuando es libro, es mayor.

Por lo tanto, nunca es tarde para empezar con estas joyas y aumentar así el tamaño de tu pene lectoril o tus ovarios literarios:

El Talismán

Escrita por: Stephen King & Peter Straub

Número de páginas: 811 (versión tapa dura)

Protagonista: Jack Sawyer

Muchos asumen al ver el nombre de Stephen King que lo que se tiene entre manos es un libro de horror. Nada más alejado de la verdad, no sólo porque El Talismán no es tal, sino por la mal interpretación general que sufre este hombre; ni la mayoría de sus obras son de horror ni el Talismán te dará miedo (bueno, quizá sí, algunas veces, pero no tanto).

Este libro es el equivalente del viaje que realizó el pequeño Frodo Bolsón pero llevado a términos realistas: Jack Sawyer es un niño de 12 años cuya madre, una estrella del Cine B venida a menos, está enferma de cáncer. El padre de Jack murió hace mucho y quedaron a manos del socio de este; Morgan Sloath, quien básicamente es el típico garca cagador porteño que le da mala fama a todos los argentinos, con la diferencia de que este hombre es tres veces más garca, tres veces más inteligente y, que no te quepan dudas, tres veces más malo.

He ahí la premisa, lo demás tendrás que descubrirlo tú.

Sí, el libro contiene ingentes dosis de fantasía, sí, hay criaturas increíbles y viajes épicos a través de una dimensión alterna, sí, es mucho más descarnado que el Señor de los Anillos (es fantasía realista), y a pesar de lo escrito en las primeras tres líneas del primer párrafo no deja de estar hecho por King y Straub: dos escritores a los que no les importa darle mandarriazos al lector. Que no te quepan dudas de que hay un par de escenas bastante más emotivas que cuando Atreyu pierde a su caballo Artax en la arena movediza.

¿Por qué leer este libro?

Si lo de arriba no es suficiente para ti, está el hecho de que El Talismán es lectura obligada para cualquier autor que sueñe con comenzar su propia obra.

Te enseña los parámetros del género, te da ejemplos espectaculares de qué poderes tiene un escritor en su predio y te enseña de una puñetera vez que un combate escrito puede ser brillante si se hace bajo parámetros literarios y se deja de pretender que se pueden hacer descripciones como si fuera una película (Peter dio tres patadas voladoras, Sam presionó el gatillo doce veces matando a todos los secuaces de Chuck, Oswald arremetió con dieciocho trompadas de pija circunciza sacándole la nariz y los mocos a Mark en cámara lenta). Ya sabes, ese tipo de cosas que seguramente tú intentaste hacer alguna vez.

Y es que nada más por la épica batalla final entre Jack y Morgan vale la pena leer El Talismán: así es que se escribe una pelea en un libro. Así es que se hacen las cosas. Es todo un gran, gran ejemplo para un escritor, es de hecho EL Ciudadano Kane de un escritor de fantasía, y tan brillante que nos enorgullece porque si esto fuera traducido a una película, no sería igual, del mismo modo que uno no puede escribir algo como el enfrentamiento final entre Neo y el agente Smith sin quedar como un payaso.

El Perfume

Escrito por: Patrick Süskind

Número de páginas: 237 (24a Edición de Seiz Barral – Biblioteca Breve)

Protagonista: Jean Baptiste Grenouille

Hay una palabra para describir El Perfume: brillante.

Ah, e ingeniosa… este pequeño cabrón de 237 páginas es ingenioso a más no poder. Lo recuerdo tan bien que ni siquiera tuve que buscar el libro para recordar el nombre de su personaje principal.

Jean Baptiste es un chico con una habilidad extraordinaria, lo que sería decir poco porque su don (que en realidad podría ser super poder) lo lleva a tener privilegios que otros no, entre las que destacan saber si habrá visitas en casa con treinta minutos de antelación, saber quién será, presentir el temor en una persona gracias a su sudoración, saber qué animales están cerca y cuántos hay, y hacerse una idea muy aproximada de las cosas que pasan a una distancia considerable de sí.

¿Su secreto? Tiene un olfato ultra desarrollado.

Sin embargo, lo que el gran Payaso Cósmico le dio de nariz se lo descontó del resto: Jean Baptiste no ha nacido rico, ni atractivo (decir la palabra “atractivo” frente a él es algo innatural aún si de hecho no te estás refiriendo a su persona en lo absoluto sino a una mariposa entre sus tobillos, son dos cosas que no van juntas por cortesía).

Hasta ahí las desventajas, pues pasa que Grenouille tiene un intelecto privilegiado es porque se lo forja con esmero y estudio… lamentablemente, eso sí, con intenciones nada loables, lo que no tarda en convertirlo en un villano.

Él ha nacido en la miseria absoluta pero llega hasta las más altas esferas de poder, haciendo uso de su olfato, ¿cómo es posible que logre todo ésto? ¿Y cómo es posible que Grenouille consigue que la gente lo considere alguien no sólo confiable sino además irresistible a pesar de su aspecto? De una forma espectacular pero que a la vez no deja de ser totalmente lógica.

Un libro genial. Muestra como un autor desarrolla un tema, en este caso el olfato, y le saca todo el jugo con una inteligencia extraordinaria.

Olé los huevos de Patrick. Gran autor, gran libro.

Hombres de Armas

Escrito por: Terry Pratchett

Número de páginas: 351 (edición “Debolsillo”).

Protagonista(s): Un cabo de dos metros, un troll, un enano, un John McClane del mundo medio y una mujer con …………………—-un.secreto.

El libro se basa en una idea trillada, el truco es que quien lo escribe (nada menos que el señor Pratchett) hace que valga la pena por su estilo elegante y promesa jurada de no hacerte perder el tiempo con refritos ni choripanes literarios.

No sólo porque es genial, no sólo porque es divertidísimo, no sólo porque es bien sabido que Pratchett hace escuelita y en sus obras nuevas se puede ver reflejado lo que será la inspiración de muchos en el mañana, sino porque le da todo un nuevo concepto al modo de narrar una historia. Además, ¿dónde vas a encontrar una historia cuyo autor tenga el guáramo de poner a un troll entre los protagonistas? En un mercado lleno de jovenes grises que piden a gritos villanos de pelo plateado y protagonistas metrosexuales, Hombres de Armas es una caja con esteroides de originalidad y muchos huevos.

La premisa es simple: La Guardia de Ank Morpork (es decir, la PTJ o la Policía Nacional de un mundo de fantasía) está conformada por una panda de idiotas que dejarían a Mortadelo y Filemón como McGiver y Jack Bauer.

Y entre un remolino de personajes brillantes e inútiles (inútiles en serio), un refrito de John McClane medieval y reseñas interesantes a un tal “Jodido Estúpido Johnson”, el arquitecto más imbécil de la historia literaria, el círculo cierra estupendamente con un villano tartamudo.

Pratchett tiene una manera hermosa de escribir, y un estilo muy marcado, muy propio, muy suyo, muy distintivo del resto, algo que podrías reconocer a siete millas de distancia como si lo hubiera meado un perro de doscientos metros. Este autor es referencia obligada para cualquier aprendiz de escritor tanto como Katsushiro Otomo lo debe ser para cualquier mangaka que sueña con publicar su proyecto algún día.

Premisa

Un hombre quiere restaurar el sistema monárquico en Ankh-Morpork, la ciudad más habitada del Mundodisco, y para ello no dudará en echar mano de sus recursos e inteligencia privilegiada cometiendo una serie de delitos que allanarán camino a su meta: un golpe de estado.

Imagínate la descripción de los personajes y luego conjúgalo con eso… el resultado no te lo puedes perder.

Y es así, como ya es costumbre en la fórmula de Pratchett y sus libros del Mundodisco, que la historia se divide con precisión clínica entre el humor y lo serio, del mismo modo que el superdeformed conseguía converger en armonía con el drama de los mejores juegos de rol.

El Resplandor

Escrito por: Stephen King

Número de páginas: 599 (edición de Pomaire)

Protagonista: Danny Torrance y su madre

Si el nombre se te hace conocido es por algo; El Resplandor es el libro en el que se basa la famosa película dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por Jack Nicholson en el año 1980.

Esto no tiene nada que ver con orgullo de escritor, pues con el perdón del maestro Kubrick (del que soy admirador) y con el aval de mucha gente que opina lo mismo, la película no le hizo justicia al libro, ni de lejos ni menos de cerca. No lo logró Kubrick ni el señor que dirigió la remake diecisiete años después, con Steven Weber en el papel interpretado por Jack.

Y ojo, no es una crítica, es una simple motivación para que leas la obra, y te sumerjas en una de las mejores historias de terror jamás escritas. El Resplandor encasilló a King como un autor de horror, estigma que si bien es temible, no le desmerece mérito a sus huevos o que le paren por la calle para preguntarle “¿tú eres el tipo que escribió El Resplandor?

La premisa te la sabes, el concepto básico seguro lo conoces, no tienes más que echar mano de un recuerdo para saber que se trata de un jefe de familia al que le mandan a cuidar un hotel enorme durante un invierno en el que permanece cerrado al público. Lo que empieza a suceder a partir de ahí es leyenda, y ha sido reseñado como parodia desde Kung-Fu Hustle hasta Family Guy.

No importa si de casualidad están echando la película por tele después que cierres el navegador, podrías verla dos veces seguidas si quieres, y aún así, no habrás absorbido más que el 35% de la historia. ¿De qué se trata el 65% restante, y que sólo podrías ver en el libro? ¿De detalles extra? Sí. ¿Del verdadero desarrollo de los personajes involucrados? Sí, (lo que hace que el peligro y el horror por el que transcurren sea varias veces más angustioso), ¿del por qué el Hotel Overlook está embrujado, cosa que nunca vimos en la película? También. ¿Del verdadero final del libro, que no tiene absolutamente nada que ver con el de la película? También. ¿Para enterarse de al menos menos veinte acontecimientos extra que fueron excluídas por espacio -o porque eran demasiado grotescas- para el filme? Que no te quepan dudas que sí.

En pocas palabras: pudiste haber visto la película de 1980, pudiste haber visto la de 1997, y la verdad es que todavía no te sabes la historia de El Resplandor.

Cómpralo, léelo… lo vas a agradecer.

Los Mitos de Cthulhu

Escrito por: Howard Phillips Lovecraft y otros

Número de páginas: 616 (Edición de Alianza Editorial)

Protagonistas: Los monstruos, sin dudas

Antes de decir nada quiero aclarar una cosa que es necesaria no sólo por la fama de la que goza Lovecraft sino porque, sin dudas, este será el libro más sencillo de conseguir en toda la lista y no quiero que caiga en tus manos sin que sepas un par de cosas: ni Lovecraft ni las historias desarrolladas por múltiples autores sobre sus mitos son para todo el mundo.

Un chico de dieciséis años que agarre un cuento de Lovecraft será más propenso a aburrirse que a encontrar alicientes para seguir leyendo, y tal cosa puede pasar también a personas que doblen esa edad.

Si eres alguien que supo apreciar a Edgar Allan Poe (y lo estoy diciendo en serio, si en verdad conseguiste disfrutarlo, no confundir con tolerarlo) entonces puedes echarle un vistazo a la obra de Howard Phillips y sus colegas… y no porque estos se parezcan en lo absoluto al poeta, sino porque, como es de comprender, estas son historias escritas a principios y mediados del siglo XX, y es muy posible que no sean lo que estás esperando.

¿Pero por qué Lovecraft es tan famoso en la actualidad? ¿Por qué es un referente obligado de la literatura fantástica? ¿Por qué hay tanto, pero es que tanto fan art de Cthlhu y de sus personajes en Internet? ¿Por qué el Necronomicón ha subido al estatus de leyenda? ¿Y por qué hay juegos y películas basadas en su trabajo?

La razón es sencilla; porque hizo escuela.

Uno puede ser un escritor regular, un escritor publicado o, incluso, un best seller, pero lo que nadie sabe es que la escalerilla no termina ahí, así como el poker no es la mano mayor del famoso juego de apuestas. Después de lo anterior mencionado vienen los escritores que hacen escuela. Es decir, los que dejan un legado tan grande, que son objeto no sólo de estudio, sino de referencia para las próximas generaciones. Su trabajo es “implagiable”, porque su idea ha sido tan buena, tan grande, que sienta las bases y las ideas de la siguiente generación.

Hay autores jovenes que han tomado ideas por descarte sin saber que estas pertenecen a un autor fundacional, y no a una película.

¿Ejemplos?

Frank Herbert, autor de Dune, obra que inspiró e influenció La Guerra de las Galaxias, Matrix y muchas, muchas ……………………………..-………–otras más.

Sinopsis (muy) breve de Dune: atrapado en un planeta desierto, el joven Paul Atreides entrena con una raza de guerreros para convertirse en el Muab’dib, El Elegido. Aquel que es capaz de alterar la realidad y alcanzar poderes sobradamente mayores que el del resto de los guerreros,–quienes viven en una ciudad perdida, parte antigua de un mundo que una vez les pertenecio. Paul debe prepararse para su pelea final con el villano de la historia: su tío, el Barón Vladimir Harkonnen, quien, ayudado por el pervero emperador Padishah, pretenden imponer una hegemonía en el Universo Conocido monopolizando a Arrakis, el planeta de la Especia.

¿Se te hizo familiar algo?

HG Wells, autor de La Guerra de los Mundos, La Isla del Dr. Moreau, la Máquina del Tiempo, El Astro, y muchos ———————………………………………..——-libros más.

Sinopsis (muy) Breve: si quieres ser escritor de ciencia ficción o fantasía y no conoces a Wells, te digo, fuera de juegos y bromas, que ya va siendo hora de que te enseries, porque en términos literarios estás haciendo una gracia que es el equivalente ortográfico a escribir “yo” con doble L.

A finales del siglo 19, cuando todo el mundo hablaba de la industria, de la hegemonía europea y de la nueva clase política, Wells escribía sobre viajes en el tiempo, extraterrestres, mutaciones genéticas, robots y, en definitiva, cosas que posiblemente no se le ocurran todavía a autores de ciencia ficción que están sentados hoy frente a una quad core de Intel.

Llamado el Padre de la Ciencia Ficción, Wells, además (y para no perder el tiempo) influenció la idea de los villanos con fortalezas enormes en volcanes, islas desiertas, y un sinfín de lugares más (cosa que puedes ver en millones de obras literarias, James Bond, y, aunque no lo creas, videojuegos). Cada vez que ves el castillo del Dr. Wily, ten en cuenta que eso fue inspirado en una semilla que plantó Wells.

¿Algo más? Sí. Es también el padre de los juegos de rol de mesa. El concepto fue ideado y comenzó, en buena parte, gracias a él.

Sí, te entiendo perfectamente; puedes ponerte a la altura de su cintura y besarle el culo, no tienes por qué sentir culpabilidad.

Y hasta aquí llega el apartado de Lovecraft, y un esfuerzo para que veas a qué club de escritores pertenece. Ten en cuenta que hay mucho, muchísimo más para decir sobre él. Hasta King, con su libro “It” (el del payaso Pennywise) está basado en las ideas de Lovecraft. ¿Cómo? Lee el libro, y hablamos.

También hay que hacer justicia, y decir que varios de los mejores cuentos de su mitología fueron escritos por otros autores, (El Vampiro Espacial y Los Perros de Tíndalos son grandes preferidos).

El Hombre más malo del mundo

Escrito por: Jaime Ballestas (bajo el pseudónimo Otrova Gomas)

Número de páginas: 200

Cuando escribo sobre Jaime Ballestas, un autor venezolano nacido en Caracas en el año 1937, corro peligro (y ustedes también) de que me extienda hasta lo insoportable. La razón es simple: él es, por mucho, un gran favorito mío.

Humorista nato, tiene una gran cantidad de libros en su haber, y entre los que yo más recomiendo están El Terrorista, El Caso de la Araña de 5 Patas (ambos novelas), El Cofre de los Reconcomios, La Miel del Alacrán, el Jardín de los Inventos y el Hombre más malo del mundo, estos últimos escritos cortos condensados en libros.

Ballestas es el testimonio de muchas cosas, de una época que Venezuela era un país mejor, cuando había suficiente sinverguencería como para hacer sátiras políticas que el día de hoy son imparodiables por la bajeza y sin-sentido del ridículo de sus gobernantes, un tiempo en que era posible publicar libros de esta naturaleza y Venezuela un campo más fértil para escritores.

Hablar sobre lo que escribe Jaime, o mejor dicho, su personaje, Otrova, es imposible… es algo que uno tiene que descubrir, pero aquí van algunos extractos:

Este libro es un producto de uso delicado que sólo debe ser utilizado bajo estricta vigilancia médica“.

Una noche, mientras dormía, a diferencia de lo que ocurre a la mayoría de la gente, se me despertó una pierna…“,

“Vendo el alma. No se aceptan intermediarios. Informes directos con el interesado. Teléfono 00019

Joven revolucionario sumamente necesitado se vende a la burguesía, al imperialismo o a cualquier potencia u organismo. Precio base Bs. 50.000, se oyen ofertas“.

Joven necesitado vende madre usada en perfectas condiciones. Excelente cocinera, buen trato y servicio de despertador. Precio rematado. Verla en la Cortada del Guayabo

“RECETARIO: tubo de Escape relleno, correa de ventilador a la gallega y bloque de motor a la parrilla”.

Los libros de Jaime Ballestas se pueden conseguir todavía en las librerías, pero también se pueden mandar a pedir por Internet a través de este link.

De resto, hay un montón de otros libros que quisiera recomendarles, pero por motivos de tiempo, no podría hacerles el review que merecen, sin embargo, les dejo los títulos: El Caballo de Troya (J.J. Benítez), It, (Stephen King), El Hobbit (Tolkien), El Caso de la Araña de 5 Patas & El Terrorista (Otrova Gomas) y Aquí vive el Horror (Jay Anson).