Préstenle atención al video y por favor, échenme una mano, a ver si logramos convencer a un cobarde de que arregle sus cosas conversando como la gente, no huyendo cuando se le pide una conversación