Nunca me había alegrado tanto porque un año se termine tanto como éste. Ha sido una mierda. Si el 2006 fuera una persona, le pegaría una patada en los cojones. Algunos argumentan que el 2001, el 2002 y el 2003 fueron peores por los atentados terroristas suscitados en diversos países, además de los desastres naturales ocurridos en Asia y el Medio Oriente, pero como lo más importante del mundo soy yo, no me interesa lo que haya pasado fuera de mi minúscula cúpula existencial.

Así que aquí van las palabras más gays del 2006:

1. Tolerancia

Si como buen marica acudes al diccionario por cada palabra que no te sabes, encontrarás una explicación completamente distinta a la joya que vas a leer después de los dos puntos que vienen a continuación: dícese del acto de permitir que te entierren el pene hasta la vejiga sin tener la posibilidad de protestar por tus derechos o por tu libertad de expresión y/o pensamiento por temor a ser tildado con uno de los Tres Reyes Magos: Racista, Xenófobo o Intolerante.

Cada persona que me ha llamado racista o xenófobo sólo ha ganado que me ría de un modo asqueroso tal que le he escupido caries con tanta fuerza que se le quedan tatuadas alrededor de la cara como migas de pan, pero eso es otro tema: yo estoy vacunado contra toda la horda de cretinos que quieren eyacularme en la cara con su filosofía hippi, pero hay personas que les afecta mucho que las llamen racistas. Eso que escribí arriba, sobre la libertad de expresión y/o pensamiento no quiere decir que tengo el derecho de salir a la calle y pegarle al primer negro que vea, diablos: yo mismo tengo amigos negros, también he conocido musulmanes… el problema viene cuando no quieren darte la potestad de poder decir que su cultura y su música son como la lepra: mierdosa e invasiva.

Al fin y al cabo, ellos se la pasan hablando pestes de gente que ni siquiera les ha hecho daño en su vida y que son como yo. Es una lástima que no les guste mi opinión… porque eso es lo único que jamás van a poder quitarme.

Putas.

2. Objetividad

No hay nada más gay que la objetividad, por la sencilla razón de que no existe. Convengamos en que hay niveles básicos de objetividad y que sí pueden ser respetados, pero la cuestión llegará sólo un poco más lejos de ahí. Estoy cansado de ver los gobiernos bananeros e izquierdistas de países del tercer mundo demandando a su prensa nacional que sean “objetivos” (mejor conocido como: “no nos gusta que publiques cosas negativas del gobierno en los medios”), cuando uno pensaba que atrás se han dejado ya aquellas épocas horribles, vuelve una horda de batracios malnacidos que se montan al poder y poco después y por la sencilla razón de que no son capaces de tener una mentalidad acorde a la actualidad o a fuerza de haber aprendido de los más grandes errores del siglo XX, se ponen a repartir pellizcos de represión a diestro y siniestro. En nombre de la “objetividad” se han tapado ya demasiadas verdades.

Uno podrá quejarse de los Estados Unidos, pero al menos ahí uno puede decir lo que quiera de su gobierno. Hay programas de humor que hacen quedar a Bush no sólo como un total y literal retardado mental, sino además incluso como un homosexual. Es asqueroso ver que hay demasiados países que, debido a la mierda que gobierna, condenan al pueblo a estar al menos 30 años por detrás de los países desarrollados no sólo a nivel tecnológico o económico, sino también a nivel de libertad.

3. Wii Palabraswii

Me cago en Nintendo y me sobra mierda para todos los presidentes que ha tenido desde el 1889 hasta nuestros días. Poca gente sabe que Nintendo de hecho es una empresa que tiene 100 años y que empezó fabricando barajas.

Diseñaron una consola que de entrada es interesante, pero no pudieron evitar ponerle un nombre amarillamente marica y esnifaprepucios, pensando seguramente en niños con ojos azules y cabello amarillo radioactivo. Si yo fuera un chico, me hubiese costado tener que decirle a mi mamá que quería que me regalara un Nintendo “Wii”. Mi padre me hubiese visto con mala cara por tener que hacerle ir a una juguetería y poner en vilo su masculinidad haciéndole pronunciar el nombre “Wii”. Dudo que haya alguien que pueda decir “Quiero un Wii” sin sentir que le meten el dedo pulgar por el culo.

Wii parece un nombre especialmente diseñado para el típico y malcriado niño norteamericano promedio cuya dieta verbal se compondría en un 75% de “Mommy I want my Wii

Ejemplo:

palabrasgays1

Palabrasgay2

Maldito

4. “Chan”

Perteneciente a la serie de foros independientes “Chan”: parece el invento tomado por los pelos de un supervillano de la DC para lograr al más siniestro plan desde la candidatura de la presidencia de los Estados Unidos de Lex Luthor: volver a toda la población de Internet bisexual.

Cuando uno va a los foros chan (que son mantenidos por su propio público, quienes suben fotos), se puede encontrar absolutamente de todo: desde pornografía hasta Hentai, así como sus equivalentes gay. A simple vista se ve como si son simples menúes donde te meten una cortina filosófica tipo “si no te gusta no entres” pero eso es más falso que un llavero con mierda de plástico: lo cierto es que el mismo formato del foro te invita a hacerle click, algunos ni siquiera ponen advertencia de lo que hay adentro para que la gente se descuide y lo mire. Yo sé que hay muchos de ustedes, lambepollas, que para sentirse bien consigo mismos se dicen “pero qué foro de mariconazos de mierda” a la vez que pinchan la página 8 después de haberlas estado viendo desde la 1.

La población geek internetera no necesita tal cosa como un “Gaydar”, ni siquiera hablar en códigos preguntándole al otro si alguna vez ha entrado a X club que es conocido por los homosexuales por ser de “ambiente”, simplemente hay que preguntar disimuladamente: “¿Visitas los foros chan?” y ya por ahí se diezma al menos un 50% de posibilidades.

5. Miranda!

Una de las experiencias más mórbidas que he tenido en la vida y una de las principales razones por las que detesto vivir en el mismo planeta que todos ustedes, legión de pingüinos gays, es que hará 3 o 4 años, mirando el extinto canal Locomotion, llegué a pensar (y lo juro por mi pene) “Imagínate un mundo donde un grupo como Miranda! tenga éxito”

Pues sucedió, maldita sea

Cómo es posible que una banda de pordioseros desadaptados pueda llegar hasta la fama. Todos ustedes tienen que estar locos.

Jódanse, en serio.