Sorprende que todavía existan “Sonyers”, “Xboxers” o “Nintendorks”.