tierrano

Me hallo calenturiento.

He removido el Internet en busca de porno, y lo he visto absolutamente TODO.

Pero no me satisface.

Necesito más.

Y ahora que hago una pausa y reflexiono, no puedo, extrañamente, hacer otra cosa que pensar en los personajes que orbitaron mis fantasías eróticas desde que era joven.

Videojuegos, cine, televisión, revistas… si bien un estudio apuntó que el hombre piensa en sexo cada 11 segundos, entonces no es raro suponer que el humano se vale de cualquier medio propagandístico para idealizar a algún personaje, dándole la bienvenida dentro de sus fantasías. Y bien sabemos, además, que muchas de esas propagandas se publican, precisamente, con esa intención.

Aquí está mi TOP de fantasías eróticas:

Número 1: Lara Croft

lara-croft

Lara Croft es sexy, muy sexy.

Por lo general, a mí no me llaman mucho la atención las heroínas, más sin embargo, Lara tiene ese interesante appeal mezcla animal de Amazona mezcla chica de sociedad que, a mis ojos, la hace atractiva.

No es por nada, pero francamente yo podría ponerme debajo de sus entrepiernas y dejar que me mee la cara todo lo que quiera.

Número 2: Felicia

felicia

Felicia resalta la vena zoofílica de todo el mundo, y es considerada por muchos como una precursora del “furrismo” en versión light.

Cuando apareció por primera vez, se afanó de inmediato la popularidad del videojugador, de tal modo que ella sobrevivió al juego en el cual debutó, y que, además, pasó por el mundo sin pena ni gloria (Darkstalkers).

Número 3: El muñeco de Michelín

michelin

Muchos dirán que ésta es una fantasía homoerótica, pero nada podría estar más alejado de la verdad: el muñeco de Michelín no tiene sexo.

Y me excita.

Pero yo opino que es un personaje más femenino que masculino…

Número 4: Miss Piggy

misspiggy

Entiéndeme aquí, por favor: no mires su nariz, tampoco veas sus cachetes.

Sencillamente concéntrate en una sola cosa… sus ojos.

No veas otra que que no sean los ojos, sosténle la mirada todo el tiempo que puedas…

Miss Piggy es sexy, está caliente.

Número 6: Mi propia mujer en carbón fosilizado

hansolo

Yo una vez tuve la fantasía de que invitaba a todas mis ex a la casa, para entonces sorprenderlas de improviso… fosilizándolas en carbón, tal como hicieron con Han Solo en la Guerra de las Galaxias.

Lo que haría con ella después de ese punto, sería desarrollar la relación más bella y duradera que dos seres humanos puedan tener.

Montaría la placa de carbón sobre una carreta y la llevaría conmigo a pasear al parque, a cenar… y luego a jugar PlayStation 2… mientras ella me observa.

Número 8: Capitán Jean Luc Piccard, del USS Enterprise

piccard

Habiendo sido admirador de Star Trek durante toda la vida, era sólo cuestión de tiempo antes que desarrollara una inofensiva fijación sexual hacia uno de mis capitanes preferidos de la serie (que además, tiene mi mismo signo zodiacal).

No me mal entiendan: sé que no es una mujer, pero en pos a satisfacer mis fantasías, no hay nada que no pueda resolver:

Patrick Stewart "The Time Machine" Premiere Mann Village Theatre Westwood, California USA March 4, 2002 Photo by Steve Granitz/WireImage.com To license this image (369698), contact WireImage: +1 212-686-8900 (tel) +1 212-686-8901 (fax) sales@wireimage.com (e-mail) www.wireimage.com (web site)

Número 9: Chun Li

chun-li

Chun Li ha protagonizado varias de las fantasías eróticas más calientes que he tenido en la vida.

Primero, imagino que estamos en el escenario aquél de China, en Street Fighter II, y que después de una pelea que dura cinco segundos, le parto el alma y la dejo derrotada en el suelo sin esperanzas de caminar otra vez por veinte meses.

Entonces levanta la cabeza, perdidamente enamorada de mí… viendo con ensoñación inocente al próximo campeón absoluto del torneo, mientras yo me hago el duro.

street-dross

Número 10: Todo lo que se mueva

Llego a puntos en los que me encuentro tan perruno y caliente, que todo lo que se mueva corre peligro inminente de ser visto como una pareja deseable para mí.

No importa qué sea y cómo sea… yo ya tengo un set especial preparado para sobrellevar cualquier posible inconveniente:

pelucas

Hoy, sin dudas, tengo ganas de cogerme al mundo.