No sé si comprarme un porsche o un mitsubishi

Se está acercando el día de Navidad y le pedí a mi mamá que me comprara otro carro. El problema es que no puedo decidirme por cuál…

Sé que la mayoría de las personas van a vociferar, sin pensárselo dos veces, que debiera inclinarme por el Porsche. A algunos de hecho la elección les parecerá una tontería, pero el hecho es que desde hace un par de semanas he estado enamorado del Mitsubishi Eclipse 2009.

Es como tener que decidir entre el auto de mis sueños y otro que si bien tiene mucho más renombre y status, no me gusta tanto.

Veamos el Mitsubishi:

mitsubishi_eclipso_05

A bordo de un Eclipse 2009 los hombres tienen derecho de pernada sobre cualquier mujer. Mira la cara del tipo; pareciera estarse riendo de la raza y la libertad de credo del resto del mundo… en un Mitsubishi Eclipse 2009 también tiene derecho a ello.

 

mitsubishi_eclipso_02Nota: esta es la parte trasera del carro

El otro, en cambio, es un Porsche Boxster:

porsche-boxter-rs60-04Se ve bien, pero no me gusta

Insisto, la pega está en que no es lo mismo que te vean con un Mitsubishi, sea cual sea, a que te vean a bordo de cualquier cosa que tenga la palabra “Porsche” en letras cromadas, y aún cuando a mí realmente nunca me gustó el diseño general de esta marca, está claro que es un nivel de clase totalmente distinto.

Por más que lo veo de cerca, no termino de enamorarme, es decir, no termino de lograr que me guste…

porsche-boxter-rs60-09-jpgNota: esta es la rueda del carro

Estoy depre, ayer ni siquiera me animé a vestirme para ir a cenar al Four Seasons. Es estresante saber que se acerca el 25 y tengo que tomar una decisión.

Un amigo de mi madre dijo que no valía la pena tener un vehículo así en un lugar donde las calles no están bien asfaltadas, que no objetos materiales apropiados para el tercer mundo. La verdad es que a mí eso me tiene sin cuidado, si acaso porque no tengo problemas en conducir por la vía alterna construida para la gente que trota los domingos. Una persona a bordo de estos ejemplares no puede ser distraída de su noble tarea.

Se me ocurre que otro inconveniente es el tránsito, puesto que no podré hacer tests de velocidad hasta bien entrada la noche. Pienso que puedo llegar a Mar del Plata en 20 minutos.

Todo lo arriba descrito no son más que fantasías auto-complacientes de las que debo ocuparme después. Por lo pronto, estoy tramando algo que pondría un punto y final a todos mis problemas: pediré el Porsche para Navidad y el Mitsubishi para los Reyes Magos.

Sería perfecto, voy a comenzar a insinuarle la idea a mi mamá. Aunque a decir verdad, también podría ser el Mitsubishi para Navidad y el Porsche para los Reyes. No sé en qué orden debería hacerlo… que estrés.

Creo que será primero el Porsche, porque si recibiera el Mitsubishi antes, cuando me lo traigan no le daría tanta atención y lo dejaría botado. Prefiero disfrutarlo por 11 días.

Lo gracioso de todo esto es que yo ni siquiera soy una persona de calle, de discoteca ni de boliches; me encanta mi mundillo computacional. Total, no voy a llevar a nadie ni tampoco tendré citas. Lo más será dar una vuelta por el vecindario.

El problema de comprar un carro es que no van a pasar dos meses sin que mi mamá me diga que debo lavarlo. Menos mal que aquí en Buenos Aires se puede llamar a alguien para que lo haga a domicilio. No me preocupa que se lo quieran robar, total; nadie sería lo suficientemente estúpido para llevarse algo con lo que no se podría salir a la calle sin que la policía lo pesque a uno en diez minutos.

De todos modos tampoco soy caprichoso; el Mitsubishi lo voy a utilizar regularmente a buscar pan, a la Avenida Maipú a comprar juegos quemados de Xbox 360, o ir a hacerle diligencias a mi mamá al banco. Lo que me preocupa más es el Porsche, que utilizaré únicamente cuando vaya a algún lugar en especial y quiera hacer “coco” (presumirle) a la gente. La última vez que lo intenté fue en el funeral del hijo de la empleada de la casa y fue un éxito.

Otros usos que le puedo dar al Porsche

– Guardar mis caramelos en la guantera

– Esconder mi colección de Penthouses debajo del asiento

– El portaequipaje sería espacio extra para mi colección de DVD’s

– Tomarme fotos con el Porsche para futuros artículos.

– Hacer pique contra los Fiat 600 de los negros villeros.

– Me voy a meter en las cunetas a los lados de la autopista para hacer carrera contra los villeritos que salen a pasear —en bici.

– Lo voy a usar para demostrarle a un amigo que da clases de física que con un carro así es posible pasar a toda —velocidad sobre un charco y que el agua salpique a la gente 3 minutos después.

– Abrir el negocio de ablandamiento de pelotas fuchis más costoso del mundo.

– Investigar por Internet dónde será la próxima gran quedada de los Pokemones y atropellarlos. Estoy convencido de —que puedo cruzar la frontera de Chile a tal velocidad que los policías no lo noten.

– Investigar por Internet dónde será la próxima gran quedada de los Floggers y atropellarlos. Será más fácil porque —-son locales.

– Entrar al estudio de Bailando por un Sueño y aplastar a los bailarines y al jurado, hacer derrape sobre la pista, y —–fugarme.

– Poner una rampa en la costanera para ver si puedo embalarme a toda velocidad y aterrizar en España.

– Hacer nuestra propia historia local de los Dukes de Hazzard, pero a nivel latinoamericano. Cuando El Peje pretenda —ser nuevamente el presidente de México, conduciré a bordo de mi auto para evitarlo.

– Descubrir que Michael Schumacher es un supervillano y tener una batalla en el que la pelea final sea una carrera y —ganarle.

– No se me ocurre más nada…