Faltan pocos días para que vuele de regreso a mi casa, en lo que probablemente será mi último viaje en uno, dos, o si es posible, tres -o más- años (detesto viajar). Procuraré que la próxima vez que vuele sea el día en que me retire a una cabaña lejana en las montañas, donde nadie tenga mi número y me dé tiempo suficiente para fingir mi muerte en un accidente horrible para que mis amigos y mi familia no sepan nunca más de mí. Haré parecer como si me desintegré por completo para que ni siquiera tengan oportunidad de molestarme intentando acudir a mi funeral.

Aquí están todas las fotos que me tomé durante el viaje: estoy yo y solamente yo, procuré que no saliera ninguna otra persona debido a que ésta es mi página web y a través de ella pretendo satisfacer mi egoísta e insaciable necesidad de atención.

Esta también será la última actualización en el año 2005, los primerísimos días de enero volveré: así que estáte pendiente, ya que como Dios es una mierda y el mundo una basura lo más seguro es que el 2006 sea todavía más horrible que el anterior, por lo que lo único bonito será mi web.

Sin más preámbulos, aquí están las fotos:

Primera foto: en el hotel

foto 7

Me alojé en un hotel que no llegaba a una estrella… ni siquiera el bracito de una estrella. Lo importante es que apenas desempaqué la cámara digital mi instinto exhibicionista se encendió, y decidí tomarme una foto sexy en la cama. Tuve que ser increíblemente veloz debido a que dejé el aparato sobre una silla con la opción automática encendida…

Por la noche, a oscuras, mientras estaba acostado en la cama, escuchaba los gritos y gemidos de parejas haciendo el amor….

me hacía sentir extraño.

Segunda foto: en el tren

foto 1

Tomé un tren… estuve sentado mucho tiempo pero no recuerdo a dónde me llevó. El alzheimer me persigue…

Tercera foto: frente al Teatro Colón

foto 4

He aquí una foto frente al Teatro Colón, el taxista insistió en que era un centro cultural muy importante y que debía hacerle una visita en cuanto pudiera. Según me dijeron, es el 5º más importante del mundo. Al saber ésto, me dí cuenta que Argentina es algo atrasada… ¿quién va a ir a un teatro cuando hoy día hay cines?

Cuarta foto: frente a Aguas Argentinas

Estructura impresionante. Cuando me retire a vivir a las montañas, quiero que mi casa sea así. Podré colocarme una capa y pretender que soy una especie de vampiro en su fortaleza esperando la llegada de Van Helsing, Simón Belmont, o algún otro cazador legendario para una épica batalla final… entre otras fantasías ambiguamente gays.

foto 2

Quinta foto: frente a una Sinagoga judía

foto 5

Esta es una foto en un parque que queda frente a una inmensa Sinagoga judía. Para demostrar que sin dudas Buenos Aires es una ciudad especial daba la casualidad que justo al frente había una empresa de gas.

Sexta foto: frente al obelisco

foto 3

Para demostrar lo especial que soy y de qué estoy hecho, crucé la calle con el semáforo peatonal en rojo y el de los coches en verde… tal vez eso no quiera decir mucho para ustedes, pero el lector argentino comprenderá en su totalidad el inmenso coraje de este hallazgo.

Séptima foto: frente a otro teatro

foto 6

Otro teatro cuyo nombre no recuerdo.

Octava foto: en un parque importante de Buenos Aires

foto 8

Una de las cosas más interesantes de Buenos Aires es que hay muchos parques. Por lo que cuando uno se encuentra saturado de la ciudad (cosa muy posible debido a que es inmensa) puedes sentarte y descansar un rato.

Novena foto: en otro parque, frente a un monumento

foto 10

Por la noche decidí ir a otro parque y explorarlo un rato.Otra cosa digna de atención es que por lo general se puede encontrar mucha gente paseando, con sus sombreros, sus trajes elegantes y sus perros, como si fueran los años 30.

Décima foto: otra vez en el parque

foto 9

Esta vez con los pantalones abajo.

Y esto ha sido todo. En sus próximas vacaciones visiten Buenos Aires, es una ciudad muy interesante, enorme, y llena de cosas que ver.

Nos vemos de vuelta los primeros días del 2006.

Un saludo y feliz año.

Dross 2005

copyright El Diario de Dross, año 2005

“Cago, luego existo”