Y hasta aquí nos trajo esta historia.

El número de arriba, el que empieza por 0, es el que tiene que marcar la gente de México (y no, yo sé que los mexicanos no son como Huguín, son mil veces mejor, un millón de veces mejor, quien lo dude puede irse de culo y sin paracaídas al infierno), mientras que los lectores de otras partes del mundo tendrán que marcar el número de abajo, el que empieza por 5.

Yo creo que ya no hay más nada que decir, ¿verdad? O sí, tal vez sí. Vamos a dedicarnos un tiempo a las curiosidades… echemos un vistazo:


Que ironía tan irónica, que redundancia tan redundante, que todas esas peticiones hayan llegado al correo que él intentó robar

Número de peticiones que se necesitaban para publicar el celular de Hugo: 100

Número de peticiones recibidas hasta el día de ayer: 201

Lo siento, Huguín…

Datos interesantes:

  • –El 60% de las personas que firmaron para joder a Hugo son mexicanos
  • –Hasta la fecha (hoy, día 25, minutos u horas después de que leas ésto) me siguen llegando peticiones

 

 

 

¿Piensas llamar a Hugo? Entonces por favor mándale mis saludos

 

 

¿Pero sabes qué sería toda una supernova de pateadura de culos? ¿Una demostración férrea de lo gigantescos y cruciales que son tus testículos de plomo o tus ovarios de acero? Que hicieras tu propio video.

Si tienes webcam (o algo mejor) llámalo y fílmate tal como lo hice yo, y sube el video a Youtube. Vamos a ver quien lo jode más.