La cuestión se reduce a lo siguiente: no me importa si lees mi página, no me importa si me admiras, no me importa ni siquiera si me quieres o me aprecias. Tampoco me interesa si me has hecho un dibujo, me has escrito un fanmail, o si le recomiendas El Diario de Dross a tus amigos. Pasa y resulta que si te gusta el anime eres mierda, tu familia es una cagada, todo lo que haces es excremento, lo que sale por tu boca es estiércol, y lo que representas tú y tus ancestros son heces fecales. Y así como usé cinco adjetivos para describir esa palabra que te caracteriza tan bien me queda fuerza para rematar por sexta vez y decirte que el anime es boñiga.

Si tienes historietas manga entonces mándamelas para mearlas, y no te olvides de venir tú también, porque me sobra orín y pus para regarte a ti y a tus sueños y a tus fantasías.

anime-prohibido-3-2

O la cumbia visual… porque a ambos se le parece, y me apoyo particularmente en este último género musical por lo siguiente: el anime es repetitivo, no es original, nunca se descuelga con algo nuevo. Los chicos que se sientan a verlo están hartándose un producto, no asimilando un argumento coherente o dilucidando a unos personajes.

Así es: ellos no están utilizando el cerebro cuando se exhibe una historia ni cuando se desenvuelve el guión, (de hecho, para el otaku más avezado un guión ni siquiera es importante). ¿Historia? ¿Qué historia? Lo importante es ver figuras con ojos grandes, animación mediocre y dar rienda suelta a la adicción más descerebrada por cuenta propia.

De otro modo no se explica como bodrios de la talla de Saint Seiya, cuya historia ha sido básicamente la misma desde que empezó (la misma situación, el mismo argumento, el mismo objetivo, las mismas peleas -sólo que cada vez más cortas, mediocres y genéricas- e inclusive los mismos discursos mal doblados de 3.50 centavos. Y para cerrar con broche de oro no me extrañaría que incluso el mismo acetato usado desde 1986 pero con colores diferentes, el villano de fábrica con la misma actitud confiada e imprudente de todos los días y, desde luego, la misma horda de tarúpidos quijadas de burro sentados –antes frente al televisor, ahora ante Youtube– chupándose el dedo mientras mira la misma porquería año tras año teniendo encima la desfachatez, como si se creyeran con derecho, de andar por ahí diciendo que es algo nuevo.

anime-prohibido-3-17

A pesar de que nunca utiliza un vocabulario de más de 50 palabras, es un personaje estupidísimo, y se figura cosas 10 horas después de lo que el televidente común de 11 años ya prevé en el desarrollo de la historia, también está por correr la suerte del villano genérico del 95% de los Caballeros del Zodíaco. El creador de la serie no sólo pretende que veamos a este bodrio de bajo coeficiente intelectual como a un “semi-dios”, sino además, se supone que nos tenemos que sentir preocupados por sus temibles acciones. Y lo logra: porque el público que mira anime es idiota y no reacciona en base a la calidad de la historia, sino en base a lo que un caprichoso dibujante de anime espera de ellos. He visto personajes secundarios en Carlito’s Way mil veces más intimidantes que este muñequito de torta.

 

 

Y VUELVE EL PERRO ARREPENTIDO…

anime-prohibido-3-18anime-prohibido-3-19anime-prohibido-3-21anime-prohibido-3-20

Cara genérica de confiado
Pose genérica de ataque
Expresión genérica de asombro
Muerte genérica

anime-prohibido-3-22anime-prohibido-3-23anime-prohibido-3-24anime-prohibido-3-25

 

 

 

anime-prohibido-3-26Mentira

anime-prohibido-3-28Mucho mejor

 

Así como dos más dos es cuatro, la verdad irrefutable y sin par es la siguiente: si ves anime eres público de cuarta, audiencia de papel higiénico, tonto-útil, consumidor descerebrado que seguro insulta a Estados Unidos poseído por la moda izquierdista pero que se entrega al mínimo denominador común de la chatarra capitalista (McDonalds y anime).

Es más:

anime-prohibido-3-3

¿Sabes esas putas mongólicas descerebradas depravadas brutas? Bueno, si ves anime, tu mamá era una.

Y si tienes menos de 14 años te aconsejo que te plantes y le preguntes a papá si en realidad es tu papá, para que desde ya, dilucides esas terribles dudas de la vida.

Si te pregunta por qué haces eso, entonces agárralo de la mano y llévalo frente al monitor para que lea esto. Dile que lo descubriste: “Papá, sé que mamá es una putiguarra porque yo veo anime”.

Papá: te ha descubierto. confiésalo y deja de ser tan hijo de tres mil putas.

La razón por la que puedes estar completamente seguro de que tu licuadora genérica es un vertedero de heces fecales es la siguiente: ellos te pasaron sus genes, y el único comportamiento que te queda por resumir acorde a lo que heredaste es ver comiquitas japonesas, anime, manga, mierda: tres sinónimos, la misma basura.

Tú puedes dirimir la capacidad intelectual de una persona no sólo acorde a sus gustos musicales sino además, televisivos.

¿Quiénes son las personas que ven los culebrones de la noche? ¿Las telenovelas mediocres y con poco nivel cultural que exhiben en la televisión? ¿Quiénes son las personas que ven Gran Hermano y Bailando por un Sueño? Las empleadas domésticas, los que no tienen educación escolar, los que carecen de un futuro prometedor, los simplones.

¿Quiénes son las personas que ven anime? Los niños con bajas notas en la escuela (toma nota, mamá), los que no tienen amigos, los que se la pasan en la computadora todo el día. Los acabatrapos que se recagan a pajas cuando miran hentai al ponerse el sol.

¿Estoy tocando puntos sensibles, verdad? ¿Estoy acercándome, no? ¿Te da miedo que busque debajo de la cama de tu conciencia, cierto?

anime-prohibido-3-4

Mira:

ROBOTECH: el opio de los idiotas del pasado

Puta cerda bellaca Minmei. Ídola japonesa (animada, por supuesto) que encima de cantar mal era el fetiche sexual de su tiempo. ¿Pero qué coño les pasa? ¿Cómo se puede tener tan mal gusto? ¿Cómo siquiera se puede llegar a apreciar un personaje tan atorrante? Está bien que básicamente se copien de cada película norteamericana de ciencia ficción desde 1975 para acá, ¿pero encima ponen la cereza sobre el pastel haciendo una mala copia del producto original? Y eso aparte: ¿es que acaso el anime siempre ha tenido artistas mediocres?

anime-prohibido-3-5

anime-prohibido-3-6

Mira que cara de Argentino tiene el actor de Seiya:

anime-prohibido-3-7

Cómo te vas a poner falda para una batalla espacial golfa

anime-prohibido-3-8

Mira qué cara de muñeca inflable puta sórdida interesada maldita:

anime-prohibido-3-9

anime-prohibido-3-11

Y como buen perdedor del montón, es probable que en algún momento, motivado por la fama de tipos como Akira Toriyama, o porque te pajeas imaginando que la gente llegaría a mirar las estupideces semi-plagiadas que se te ocurren, te hayas puesto a escudriñar tu propio manga.

Es posible de hecho que te separes del 90% de la población manga-maníaca y, para variar, dibujes decentemente.

Y encima es posible, contra todo pronóstico, que no sólo comprendas que se hace falta algo más que conocer la anatomía humana para dibujar un comic, sino que también controles el arte dentro del arte: diseñar páginas con viñetas decentes y cómo no, saber contar una historia.

Pero te tengo una noticia que seguro no previste desde que te embarcaste a cumplir tu sueño de la infancia, pajero: a menos que no seas japonés no vas a hacer “buen” manga. Los japoneses no te lo van a avalar jamás. Para ellos siempre será un producto de segunda.

anime-prohibido-3-12

jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajajajajajajajajajajajaja

Con las contadísimas excepciones de los coreanos o uuuuuno que otro sujeto en el mundo, no importa qué tan bien te desenvuelvas sobre el papel, no vas a dibujar en su estilo igual a como lo hacen ellos. No se va a sentir como la “cosa” original, y lo que es más: el público (que no tardarás en pensar que son unos idiotas cuando la realidad es que tú siempre fuiste como ellos) te dará la espalda porque tus ojos no son ovalados y porque los otakus en este lado del mundo han cultivado lo que podría denominarse como la madre de todas las estupideces: la auto-xenofobia creativa.

Sorpresa sorpresa: no les interesas, no están dispuestos a escuchar tu historia. Toda tu adolescencia la invertiste en una empresa estéril y sin frutos, nunca jamás ibas a lograr tu sueño sin importar qué tanto lo intentaras, cuánto esfuerzo pusieras en ello, ni a quien se lo hayas prometido en el lecho de muerte: no lo vas a lograr.

 

anime-prohibido-3-15

anime-prohibido-3-16Anime Prohibido 3.14

 

 

 

 

 

 

 

 

anime-prohibido-3-10

y

anime-prohibido-3-29

Piensa bien lo que haces antes de hacerlo, porque abusar mucho de una estupidez no va a quedar impune en tu línea de vida. No te va a dar cáncer porque las ondas irradien tu cerebro a través de la pantalla del televisor, te va a dar cáncer porque te lo mereces.

De hecho: te va a dar cáncer porque te lo mereces y porque me caes mal. Te considero inferior. No me da la gana de respetar tus gustos.

Y si tienes algún problema con ello ven a mi casa y dímelo en la cara para bajarme el zipper y mearme en tu alma y en tus siguientes veinte reencarnaciones.

Yo ya di mi dirección en El Anime Debería ser Prohibido 2 y nadie tuvo las pelotas de venir a verme, lo que quiere decir que todos ustedes son unos cagones miserables sin hombría ni dignidad y les gusta recibir sexo anal.

La prueba está a la vista de quien la entiende: todos los otakus son personas de segunda categoría, el anime es mediocre, y no hay nada, nada que puedas hacer para cambiarlo.