Troll: “Un troll o trol es un vocablo de Internet que describe a una persona que sólo busca provocar intencionadamente a los usuarios o lectores, creando controversia, provocar reacciones predecibles, especialmente por parte de usuarios novatos, con fines diversos, desde el simple divertimento hasta interrumpir o desviar los temas de las discusiones, o bien provocar flamewars, enfadando a sus participantes y enfrentándolos entre sí. El troll puede ser más o menos sofisticado, desde mensajes groseros, ofensivos o fuera de tema, sutiles provocaciones o mentiras difíciles de detectar, con la intención en cualquier caso de confundir o provocar la reacción de los demás.”
Fuente: Wikipedia


“Un «troll» de Internet es el (normalmente es un él) que siente
placer al sembrar discordia en Internet. Intenta iniciar discusiones y
ofender a la gente.
Fuente: Microsiervos


Soy un convencido de que hay cosas que nosotros hacemos mucho mejor que los norteamericanos. Aventajados en el seno de la lengua castellana, nuestro humor (cuando se hace desde la cultura) es mucho mejor, versátil, maduro, más profundo y, por sobre todas las cosas, tiene bastante más personalidad.

El castellano demostrando su vasta superioridad intelectual
sobre el inglés incluso en memes de Internet


Pero si hay algo muy ligado al humor en lo que ellos nos llevan una milla de ventaja, es en el tema de los trolls. De hecho, sería injusto decir que los trolls norteamericanos son mejores que los nuestros; es como caer en la falacia de decir “el fútbol holandés es mejor que el fútbol de la Isla de Pascua” cuando lo justo sería, digo yo, decir que en la Isla de Pascua no saben jugar fútbol…
De hecho, está tan mala nuestra situación que los trolls “en español” no son tercer, sino cuarto mundistas; una piscina séptica de poco vocabulario con nada de creatividad, me dan vergüenza ajena. Si les abrieras los sesos, olerían a alcantarilla. Monicacos que no sabe hacer otra cosa que combinar las catorce o quince palabrotas que se saben y ya, como si fuera una eyaculación precoz. (Por cierto, algunas de esas “palabrotas” las aprendieron, para mas infamia, de mí, del Anticristo2007 o de algún loquendero famoso). No tienen gracia, no tienen estilo, no tienen inteligencia, no tienen vocabulario, no tienen imaginación, no tienen nada. Son bazofia. La mayoría de nuestros trolls tienen un apellido: “De Pacotilla”, y hasta ahora falta ver a alguno que haga algo que no pueda hacer cualquier otra persona también. Si de soltar insultos a lo loco se trata, no estoy impresionado.

Hay veces en que puedes concientizar a los demás, pero no puedes hacerles ver las cosas desde tu punto de vista. La esperanza de Dross es entrarlos a patadas de TAL manera, que mágicamente los demás vean todo desde su punto de vista


¿Saben? Era un espectáculo ver a un gran troll de antaño enviar un correo electrónico a un apasionado de las armas que está obsesionado con armamento de camuflaje (comando). Empieza enviando un mensaje haciéndose pasar por un vendedor. Cubre todos los detalles; se presenta y generar confianza (para no parecer un spam genérico), afirmando que está vendiendo “excelentes armas de camuflaje”. Cuando el hombre en cuestión contesta el mail afirmativamente, nuestro brillante troll procede a hacer lo siguiente… una imagen vale más que mil palabras.

ESO es un troll.

El troll que vemos en Youtube es más bien patético; es ése que trata de jugar al psicólogo con errores ortográficos. Ese ultra ñoño sin sentido del ridículo que cree que somos guerreros de Internet y “te reta a un duelo”, es ese que se pone nombres de usuarios ridículos. Es ese que aunque le des cuatro patadas por el culo en ingenio, vocabulario y mordacidad, va a chillar de todos modos “yo gané!”.

Para un troll, los insultos son básicamente medallas, o cumplidos. Los de acá son tan imbéciles, que aún si lograra que otro lo insulte, lo mas seguro es que encima se ofenda…
Nuestros trolls, son una calle sin salida de estupidez, inmadurez, y cerebro de sopa de mono. Son fracasados, y lo peor de todo, son previsibles. En el último video que le dediqué al chileno “DrJode”, dije claramente a partir del minuto 9:39 “y no te preocupes, que a diferencia tuya, aquí en este bando hay inteligencia; no es que alguien que te odie va a escribir, haciéndose pasar por ti para que yo me moleste y te ataque, no, vamos a averiguar quien es, tenemos maneras de hacerlo…”.
Dicho y hecho; no pasó mucho tiempo antes de que alguien desempolvara una cuenta clon abierta hace un tiempo y tratara de hacerse pasar por Felipe, escribiendo en la cabecera del canal “nel yo me quedo”, como si fuera un mensaje desafiante. Lo que el clon no sabe, es que “nel” es una expresión utilizada en México, no en Chile. Incluso en el primer mensaje que el tipo había escrito en esta cuenta, la cagó. Damas y caballeros: he ahí la inteligencia de un troll. Y en su inteligencia está cristalizado, como testimonio, el poco resultado que puede tener todo lo que él diga o haga.
Hay trolls mucho mejores que otros. Hay quienes trollean en youtube, o en un imageboard, o hay quienes lo institucionalizamos en un blog, como yo… y todos somos idiotas.

¿Y por qué somos idiotas? Porque a veces molestamos a la gente. Yo lo he hecho. De hecho, sigo un reglamento básico; “for the lulz”. Oséase; para hacer reír. No somos guerreros, luchadores ni combatientes (como algunos pseudos-trolls de Youtube se creen); eso es estúpido, patético y ridículo. No hay guerra tras un teclado, no hay lucha tras un monitor. No sé ustedes, pero eso a mí me da vergüenza ajena. Los trolls somos payasos cibernéticos, nada más. Si te creías que podíamos ser un ejército, no lo somos. Los ejércitos no corren como gallinas cuando les dicen que tienen su número IP. La Internet es sólo un inmenso show para divertirnos y, en un mayor nivel (para los que decidimos contribuir con contenido y enriquecer la red) sólo tratamos de suplantar con nuestro talento la porquería que hay en la televisión hoy día.
En Internet hay un solo ejército; y es cuando la gente se une para un bien común. No hay nadie que tenga más fuerza que la gente. Esa es una verdad metafórica de la vida tan, pero tan grande, que es uno de los poquísimos hechos que aplica tanto en el mundo real como en el cibernético. Así de simple.
Por cierto; ¿por qué me digo a mí mismo idiota, tan ligeramente? Primero porque todos los comediantes lo somos hasta cierto punto. Sin embargo, hay algo que los mejores trolls sabemos. La regla número 1: no hay que ser estúpido, no hay que ser un asno; no hay que cagarla.
Cagarla es cuando la WWF (hoy WWC) dejaba que los luchadores rompieran banderas de otros países, lo que creaba problemas en un show que, a fin de cuentas, es para todo público. Tuvieron que prohibirlo.
Cagarla es cuando alguien publica fotografías matando a un gatito, lo que ha hecho que en 4chan rastrearan al tipo, que hoy cumple pena de cárcel.
Cagarla es cuando un tarado llamado Felipe, en Chile, le intentó cerrar la cuenta a algunas personas en Youtube, subió fotos de pornografía infantil, y por poco acaba metido en el problema más grande de su vida. Él lo sabe mejor que nadie, ¿verdad, Felipe? ¿Verdad que esa noche, en tus propias palabras, “no pudiste dormir”?
Felipe es, de hecho, cada troll. Cuando Felipe salió corriendo con los pantalones cagados delante de todo el mundo, en el espectáculo más humillante que muchos han visto hasta ahora en Youtube, él en realidad representa la reacción que habría tenido cualquier otro de sus amigos, no sólo él. Como Felipes hay muchos, y representa a una estirpe de trolls muy, pero que muy patéticos.
El insomnio de Felipe, o el susto a muerte del tipo que torturaba gatitos están justificados. Porque cuando uno <<la caga>>, pueden pasar muchas cosas… en el caso de Felipe, era que inclusive, mandásemos un correo electrónico a su escuela, diciendo que él subía fotos de pornografía infantil a DEVIANT ART. O que además, nos comunicásemos con su madre, la pusiéramos al tanto de todo y encima, tuviésemos la delicadeza de decirle a la señora que estamos regando por toda la red que su hijo (con nombre, apellido, teléfono y dirección incluidos) anda subiendo fotos de niñas semi-desnudas. ¿Se imaginan las posibilidades infernales? ¿Se imaginan el sufrimiento?
Pero desgraciadamente, el troll de Youtube, o el troll latino promedio (como Felipe y compañía) no se dan cuenta de eso, porque no tienen cerebro. Ellos creen que cuando decimos “regla número 1: no la cagues” lo hacemos porque somos “blandos”; el troll promedio no tiene criterio, no tiene visión de las cosas, no tiene, en pocas palabras, inteligencia.

El troll de Youtube se cree cosas que a mí, en lo personal, me hacen sonrojar por el ridículo ajeno que siento… se llaman a sí mismos “guerreros del teclado”, “guerreros cibernéticos” y cyber warriors” hasta que los amenazamos con llamar a su mamá. ¿Se puede ser tan triste, tan ridículo y tan perdedor?
Y en caso de que no sea un chico de 15 sino de 25; entonces les mandamos un mail a su trabajo, o los ponemos en evidencia delante de la gente que insultan* Todos esos son casos que han sucedido en mi página, pinchen y lean, se van a divertir…

*bajar hasta el mail de Moisés el abogado

¿Alguna vez un troll te ha hecho sentir mal? Esto es lo que tienes que hacer…

Los troll tienen una debilidad, y cuando digo debilidad no es sólo “debilidad” en el sentido más humilde de la palabra, me refiero a una debilidad que les sienta como una de esas patadas directo a los huevos que se abren camino hasta la garganta: que los ignoren. Oséase; presionar el botón de bloquear.

Cuando discutes con un troll, o cuando los insultas, estás haciendo el idiota. Estás demostrando que todavía eres un n00b de Internet. Estás picando. Estás bailando a su ritmo. Estás haciendo lo que quieren. ¿5 formas distintas de decirlo no son suficiente para que lo entiendas? ¿Qué tal esto? Cuando peleas contra un troll, pierdes.

No lo pienses dos veces; borra todo lo que han hecho y bloquéalos. Es lo único que no soportan. Es el verdadero golpe que tú le puedes dar a un troll. Aunque no lo creas, tú tienes la mejor, la mayor arma; tienes todas las de ganar. No contestes. Eso es todo lo que tienes que hacer. Es tan fácil que incluso pareciera una de esas trampas de profesores mal intencionados en los exámenes, pero en verdad, es ASÍ de sencillo: no contestes. Punto. Eso los jode. Es como echarle sal a una babosa. No caigas en su mafia barata de “si borras mi comentario es porque eres un cobarde”; muy por el contrario, tú eres el amo y señor de tu canal, tú eres el rey de tus dominios, en esa cuenta que abriste tienes a tus amigos y tus suscriptores, y el que decide qué hacer con ese pequeño espacio que Youtube te dio a ti no es un pobre huevón con un coeficiente intelectual de 75, eres tú. Cada vez que un troll te critica fuera de su jueguito de insultar (¡borraste mis mensajes!), es porque le estás haciendo daño, es porque el cerdo está llorando. En su indecible imbecilidad, creen que es un cuento creíble hacerte pensar que tienen “muchas cuentas” y que no te vas a deshacer de ellos. Eso es mentira; abrir hoy día una cuenta en Youtube es tres veces más complicado que hace sólo un par de años. Youtube impone límites, y la verdad absoluta es que presionar el botón “bloquear este usuario” toma 3 segundos, mientras que lo que ellos hacen, toma 20.

MANIFIESTO

1. En Internet hay un solo ejército; y es cuando la gente se une para un bien común. Que nunca se te olvide eso. No hay nadie que tenga más fuerza que la gente. Esa es una verdad metafórica de la vida tan, pero tan grande, que es uno de los poquísimos hechos de este mundo que aplica tanto en el mundo real como en el mundo cibernético. Así de simple.
2. No la cagues. NO – LA – CAGUES
3. Si quieres ser un troll, sélo. Pero no seas mediocre ni repetitivo. Haz algo sólo si es divertido. Si no lo es, eres automáticamente un fail.
4. No cruces los límites (ver el punto 2). No perjudiques la propiedad de las demás personas. Un troll juega con la paciencia. Un troll no delinque.
5. Entiéndelo de una maldita buena vez: los hackeos de cuenta por Youtube no existen. Si existieran, ya se lo hubieran hecho a Fred hace tiempo, o a gente muy famosa. Si no tienes cómo explicar lo anterior dicho entonces no excuses y aprende: Lo que existen son personas desprevenidas que ponen de password palabras como “chucky”, y otras cosas fáciles de adivinar.
6. Un buen password NO debe tener sentido. Ej: ghdjxnasikaqpe
7. El password perfecto debe ser, además, numérico. Ej: ghdjxnasikaqpe389256
8. Si no puedes confiar en tu máquina para dejar un password, anótalo en tu libreta personal y tenlo de refuerzo fuera de Internet.
9. Cuidado con los Key loggers. No abras NADA que sea .exe
10. No abras NINGÚN .EXE de ningún programa que te hayas bajado por Internet sin antes pasarle el antivirus

11. Verdad de la vida: siempre habrá idiotas. ¿Ejemplo? La gente que va a tratar de entrar a alguna de mis cuentas con el password del punto 7. De hecho, habrá quienes lo intenten sin llegar a leer esto primero…
12. La gente idiota no tiene cura. Siempre serán idiotas. No lo olvides.
13. Si alguien te molesta, bloquéalo. Ganas automáticamente. Deshaces con un dedo lo que a ellos les toma horas elaborar. Los que atacan son soldaditos chinos, el que defiende tiene el poder de un Dios. La Internet está configurada de esa manera desde que perdió la inocencia.

14. El Loquendo sólo es bueno cuando se utiliza para hacer cosas novedosas. De resto, el Loquendo es la herramienta de cada cobarde cagón que le da miedo dar la cara pero que inexplicablemente se vende en su canal diciendo “yo digo las cosas como son”. Esta es la verdad, y la verdad es ineludible.
15. Por más que creas lo contrario, NO ERES anónimo por Internet. Nunca lo eres. Las oportunidades de ser anónimo se acabaron desde 1999 y se reforzaron luego del 11 de septiembre. Por más que tomes medidas para evitarlo, siempre hay un sistema grabándote. Siempre.
16. Desde 4chan hasta Youtube, desde Youtube hasta Meristation, desde Meristation hasta mi propio blog; si nuestro server nos pide una copia de nuestro Database para una investigación policial o una denuncia judicial, nosotros estamos en la obligación de darlo. Lee el punto 15 y entiéndelo, tonto: NO ERES anónimo por Internet.

17. Tu canal, tus reglas.
18. Tu blog, tus reglas.
19. Tu foro, tus reglas.
20. ¿Alguien te acosa en Youtube? http://www.youtube.com/safety_help

21. ¿Alguien utiliza las herramientas de Youtube de manera equivocada? (En caso que alguien intente usar la dirección de arriba sin que tú hayas roto ninguna regla): http://www.google.com/support/youtube/bin/request.py?contact_type=abuse
22. ¿Alguien te acusa de robar un video que nunca robaste?

a) http://help.youtube.com/support/youtube/bin/request.py?contact_type=copyright_counternotice
b) Google Spain Google/Youtube Spain S.L.
Torre Picasso
Plaza Pablo Ruiz Picasso 1
Madrid 28020
Teléfono: +34 91-748-6400
Fax: +34 91-748-6402

Saludos a todos y recuerda; si no estás de humor para lidiar un troll, puedes hacerle jaque mate automáticamente.