A veces no sé qué haría el mundo sin mí, o de qué modo reaccionarían mis trillones de lectores si algún día me da por desaparecer para que me dejen en paz por lo mal agradecidos que son todas las personas que visitan esta página.

Ayer por la mañana, cuando revisé mi casilla de mails, encontré sólo 15 correos adulándome… y después de tantos artículos GENIALES considero que quince perros chupándome las bolas no son suficientes para empezar mi día.

Es más, ¿saben? A veces no sé por qué hago ésto, me siento como un mártir, desviviéndome por alegrarle la vida a tantas personas y darles consejos útiles y frases ocurrentes en qué pensar todos los días.

Estoy obstinado y pienso que no obtengo lo que me merezco de ustedes.

Cállate estúpido

No siento el agradecimiento que deberían tener por poder entrar GRATIS a leer lo que tiene que decir el mejor escritor del mundo, teniendo artículos que recordarán para toda la vida.

Soy tan grandioso, que hace unos meses quise, aunque fuese por sólo un momento, saber cómo era ser otra persona y verme a mí mismo en retrospectiva, siendo testigo en carne propia de todas las sensaciones que se sienten al leerme… así que, el día que supe que me plagiaron, leí los artículos desentendiéndome de mí mismo y haciendo cuenta de que no eran míos, y no podía creer lo buenos que eran.

Me dí cuenta de que soy tan sensacional que no hay palabras ni en inglés ni en castellano para describir lo que yo escribo, a veces confieso que no sé ni cómo lo hago… no puede decirse que mis textos estén escritos en Castellano, sino en Grandioso.

Soy demasiado genial.

Siento que las personas que tengo agregadas a mi Messenger personal no están lo suficientemente agradecidas de tenerme en su lista… y si no me tuvieran seguro lo darían todo por hacerlo… pero el problema es que, banales como todo el mundo, no saben lo que tienen hasta el día que lo pierdan, que será pronto.

A veces, cuando no escribo y estoy ocioso, me pongo a dibujar, con un estilo propio que yo inventé:agradecidos1

Todo lo que hago es perfecto, nadie me puede tachar nada. Nadie jamás me ha dicho que yo haga nada mal.

No es por nada, pero a veces pienso que si un meteoro impactara la Tierra y sólo se pudieran salvar 100 personas, yo diría que me salvaran sólo a mí, ni siquiera hace falta montar a las otras 99… todos los demás se pueden ir a lavar el culo.

A veces pienso que deberían buscar la forma de introducir mi humanidad en un formato especial y grabarme dentro de un disco para enviarme, por medio de un satélite, al universo… con la esperanza de que me encuentren civilizaciones más avanzadas donde pueda yo vivir en paz y tener una página web sin que gente de mierda la visite.

Ser un mesías literario como yo no es fácil… hay veces que pienso que el balance del mundo depende de mí.

En ocasiones, me quedo mirando hacia arriba, en dirección al cielo, y me pregunto cuándo vendrán a buscarme…

Hay días en que me quedo frente al teléfono esperando que algún líder mundial me telefonee para pedirme instrucciones sobre qué hacer y cómo resolver crisis y problemas, más sin embargo supongo que sus estúpidos egos y sus diminutos penes no los llevan ni siquiera a reparar en mi existencia.

Recuerdo que cuando tenía 15 años creí legítimamente, durante 72 horas, que yo era Dios.

En ocasiones me siento frente a la ventana a esperar que alguna nave espacial contacte conmigo y me explique de dónde vengo realmente y cuál es mi destino en la galaxia, porque la verdad es que en mi opinión tanta grandeza no se explica…

agradecido-3