Hoy, 11 de diciembre del año 2015, una persona en mi audiencia, a través de Twitter, me escribe el siguiente mensaje referente a este artículo escrito hace 8 años (a la fecha de hoy):
Como le expliqué a Frank, por favor, recuerden que mucho de lo que se halla en este blog es producto de sátira, humor de mal gusto, comedia con frecuencia “transgresoramente infantil” y, en un todo, barbaridades grotescas producto de un (en aquel entonces) joven escritor. Un abrazo.  
¿Deprimido? ¿Sin ánimos para salir y afrontar la vida? ¿Sufriendo la tan temida menopausia masculina? ¿La rabia y el fuego ya no fluyen por tu espíritu como en los viejos tiempos? ¿Los ideales ya no son lo que solían ser? Y lo que es más: ¿Ya no te sientes atractivo?

¿No suceden esas cosas que antes dabas por hechas, como experimentar ese recalcitrante asco hacia los reggaetoneros? ¿Tienes la sensación de que tu era ha pasado, que una nueva generación de masca-cojones ha tomado tu lugar, y que tú y tus ideales no son más que cosas del ayer?

¿Quizá necesitas una renovación espiritual, pero no sabes por donde empezar?

No te preocupes, que yo te orientaré, pues muy posiblemente todo lo que necesitas son mis 10 tácticas para sentirte más hombre, con los que podrás retomar de vuelta el auto-respeto que debes darte.

mashombre-1 PASO 1 Los animales

Recuerdo que cada vez que me sentía frustrado o impotente porque no me compraban el juguete que quería, agarraba dinero de mi mesita para ir a la tienda de mascotas y comprar conejitos, a los que luego aplastaba con un tronco.

Con el pasar de los años fui mejorando la técnica: les amarraba las patas con cinta adhesiva y los ponía en fila para pasarles por encima con la camioneta. Todavía recuerdo que bajaba el vidrio eléctrico y sacaba media cabeza para escuchar el crujido.

En otras ocasiones jugaba al “prisionero de guerra” y erigía mis propios campos de concentración con juegos de Nintendo, rollos de papel higiénico y legos.

Más tarde, con la adolescencia, vino la evolución: Abandoné los conejos y comencé a comprar gatos.

Si bien asesinaba hasta sesenta conejos por mes tuve que contenerme un poco con los felinos porque eran más caros y me veía en la necesidad de ser un poco más ahorrador, aunque a veces corría con suerte y me los regalaban en las conserjerías. Recuerdo que hice todo un holocausto cuando no me dieron el carro que yo quería.

Ahora bien: con estos nuevos animales procedía de manera distinta, pues aunque me daba curiosidad ver cómo reaccionaba otro mamífero ante la misma tortura, decidí que tenía que sacarle el jugo a mis ahorros y recrear métodos diferentes… fue ahí cuando empecé a comprarle explosivos a mi tío…

Una vez usé pegamento para adherir un poco de atún a un tumba ranchos con la esperanza de que el gato se sintiera atraído, pero como en la vida real las cosas no funcionan igual que en las comiquitas, me salieron mal un montón de cosas, y me vi en la necesidad de usar una liga de esas grandes para mantener al animal pegado al cono.

Cada vez que torturaba a un animal me sentía mejor y sacaba mejores notas en el colegio y mi mamá se ponía contenta.

mashombre-1 PASO 2 Pon a prueba el amor de una madre

No sé tú, pero a mí no hay nada que haga que los huevos se me pongan más rozagantes que quitarle la muñeca a una niña y ver que me suplique y me golpee las rodillas para que se la devuelva. Por supuesto, yo nunca he tenido la oportunidad de hacer semejante cosa con una nena, sino con una mujer de cuarenta y dos años que sufría retardo mental y era mi vecina.

Cuando cogía una muñeca de cerámica de su jardín y la veía gritándome por la ventana, me excitaba imaginarme que yo era uno de esos ministros de Salem y que tenía el poder de dividir familias.

A veces la extraño, aunque durante los últimos meses había cogido la mala costumbre de arrojarme trapos con creolina por la ventana.

mashombre-1 PASO 3 Acosa a la gente mientras estás manejando

La corneta son las bolas del auto, y es el único miembro masculino ajeno que no te debe dar miedo tocar. Ni bien he encendido el motor cuando ya estoy tocando corneta y no dejo de hacerlo desde que arranco hasta que llego al lugar donde quiero ir.

Es una parte vital de la vida cotidiana, de la calle, de la autopista, del hombre… es la sección más subestimada de la máquina, y merece un amplio estudio.

Sin embargo yo mismo me he figurado las intrínculis psicológicas del asunto: resulta que el claxon es como la voz de uno, pero amplificada diez veces, y su solo sonido da a luz, simbólicamente, una de las palabras más masculinas del alfabeto: quítate.

mashombre-1 PASO 4 Come bien

Si no agarras el muslo del pollo con todos los dedos y tragas roncando como un hijo de puta no eres nadie.

mashombre-7

Yo recuerdo que de pequeño ninguno de mis amigos me quería invitar a cenar porque me tenían envidia. No hay mejor lugar para pedarse que la mesa. Cuando almuerzo me bebo ocho vasos de pepsi y por lo general me da hipo y eructo y fuerzo los pedos hasta que mancho los interiores.

Después me quedo cinco segundos mirando a todo el mundo a ver si alguien tiene algo que decir. Si nadie dice nada y has llegado a ese punto en que la gente ya no te habla, entonces tienes el pene grande.

mashombre-1 PASO 5 Nunca pierdas el control remoto

Dejar que te quiten el control remoto es proporcionalmente igual a que te quiten el pene. Nunca se te ocurra perderlo.

Yo cuando estoy sentado y lo tengo en la mano, miro fijamente a la pantalla del televisor y no respondo o pretendo no oír a ninguna persona que se acerque y me hable. Eso es masculino.

¿Tienes varios controles remotos? Excelente. Eso es igual a poseer varios penes.

Cuando estoy sentado en la cómoda los tengo ordenados en fila sobre mi estómago, apuntando, erectos, al televisor.

mashombre-4 PASO 6 Mientras más cagues, más hombre eres

Yo creo que no hay relación más importante en esta vida que la que existe entre un hombre y su inodoro.

Cuando un sujeto llega a esa edad en la que se siente harto de la vida y de su familia, y llega a la casa y no saluda a sus hijos, germina plenamente como un hombre de verdad.

Cagar se vuelve entonces una de las actividades más importantes de su vida. No hay pensamiento ni reflexión más profundo que los que se tienen mientras se defeca. Para mí es el momento más cercano a Dios.

Las mejores ideas de mi vida se me han ocurrido mientras cagaba, incluyendo hacer esta página.

  mashombre-4PASO 7 Nunca tomes en serio los sentimientos de las demás personas

Los demás a lo suyo y lo tuyo a lo tuyo. Cada vez que te levantes por las mañanas y te veas frente al espejo tienes que golpearte el pecho y eructar: “A la mierda con el mundo”, lo que nos lleva a lo siguiente… paso 7: es de hombre burlarse de los sentimientos de los demás, y no lo digo por ser un hijo de puta a posta, sino para que empieces a cultivar tu carisma.

Verás: si demuestras que no te importa en lo más mínimo lo que la gente diga, y te burlas y te cagas en los sentimientos de los demás, el día que hables en serio y sí aparentes que te importa algo, la gente se emocionará, te tomará en serio, te escuchará, y hasta se sentirá privilegiada de que seas amistoso con ellos.

Nada que hacerle, la gente es así de estúpida con los abusadores.

mashombre-4 PASO 8 Siempre búscate enemigos más pobres que tú

De ese modo no importa si te ganan una batalla, siempre podrás regodearte con el hecho de que tu cuello vale más que el suyo.

Si uno que otro recuerdo tormentoso te persigue producto de una derrota, entonces considera que, por cada vez que te bañes con agua caliente, por cada vez que te sirvan una buena comida, por cada vez que te sientes frente a tu computadora, por cada vez que te acuestes en una buena cama y por cada vez que hagas todas esas cosas que tu rival no puede hacer, te sentirás reconfortado al saber que tienes más oportunidades y futuro de los que él jamás tendrá…

Todo eso, desde luego, que te sirva de consuelo temporal mientras te inventas la forma de hundirlo o de hacer que al papá lo boten del trabajo…

Yo una vez lo hice. Entonces mandó un mail en cadena a todos los compañeros de clase con unas palabras bonitas, lamentando no poder estar más con nosotros, porque tenía que volver a trabajar con su papá y ayudar en la casa.

Con la salvedad de que en mi caso no era un hombre, era una mujer.

mashombre-6

xDxDxD

mashombre-4 PASO 9 No hay nada más hombre que una mujer con los ovarios bien puestos

mashombre-8

No dejes que los adjetivos utilizados en este artículo te engañen, no creas que estoy usando la palabra “hombre” u “hombría” como efectos cualitativos, sino como mero simbolismo. Eso es más o menos como cuando un homosexual insulta a otro llamándolo maricón. No es el significado de la palabra lo que cuenta, es el símbolo que se obtiene de ella.

mashombre-4 PASO 10 Quédatele viendo a una persona fijamente 3 segundos antes de contestar

Cuando aplicas esta táctica con cada persona que conoces o con cada sujeto que te encuentras por la calle, pueden pasar dos cosas: la primera –si lo haces mal– es que tu interlocutor crea que eres retardado mental, la segunda es que se sienta que tú eres uno de esos cabrones pesados con los que no se puede joder.

Amedrentar al prójimo es el ABC de sentirse hombre.

Tienes que ser cuidadoso, tienes que contar siempre hasta tres y luego responder lentamente. Recuerda que tres es el número mágico, tres es el espacio de tiempo perfecto entre demasiado y “no del todo suficiente” como para que la persona que tienes en frente se ofusque y te pregunte cuál es tu problema.

No muevas la cara, apúñalalo frontalmente con los ojos, que tus pupilas se vuelvan como la de un insecto: una araña venenosa, una mantis religiosa, un gusano de esos que comen carne, (lo que sea)… y mantén la boca no sólo cerrada, sino además apretada.

Pruébalo incluso con tus profesores. La gente va a pensar que eres un tipo diferente.